TATVAMASI "Tú eres eso" - AHAM BRAHMASMI " Yo soy Brahman" - AYAMATMA BRAHMAN "Este Yo es Brahman" - PRAJÑANAM BRAHMAN "La Conciencia es Brahman" - SATCHIDANANDAM BRAHMAN "La eterna existencia, la conciencia eterna, la eterna paz es Brahman".
"Mi enseñanza no es una filosofía. Es el resultado de experiencia directa. Mi enseñanza es un medio de practicar, no algo a lo que aferrarse o motivo de adoración. Mi enseñanza es como una balsa que permite cruzar el río. Sólo un tonto llevaría la balsa de vuelta después de haber llegado y alcanzado la otra orilla de la liberación. " - Buddha
"Los grandes sabios no se identifican con ninguna religión o credo particular. Están por encima de ese tipo de distinciones. Ellos pertenecen a toda la humanidad." - Swami Rama

"Sirve, ama, da, purifícate, medita y realízate. Sé bueno, haz el bien, sé amable y compasivo. Pregúntate: ¿Quién soy yo? Conoce el Ser y sé libre." - Sri Swami Sivananda Maharaj

"No te quedes sentado en forma ociosa. Sabe que tú eres Divino en tu naturaleza esencial. Tú no has venido aquí a llorar y a lamentarte. Afirma tu Divina naturaleza. Despierta! Levántate! Tú eres un peregrino en el sendero de la Verdad." - Swami Chidananda
Si hay una constante en todas las fuentes de yoga, esa es su insistencia en el carácter “secreto” de su enseñanza. El secretismo es la forma de salvaguardar la transmisión íntegra y protegerla de contaminaciones externas. Aunque actualmente el acceso a todo tipo de información es libre, rápido y cómodo, el carácter secreto del yoga sigue estando vigente. Cabe distinguir entre “información”, a la cual se puede acceder de manera casi ilimitada, y “conocimiento”, cuyo acceso está tan restringido hoy como siempre lo ha estado. En la tradición india, el conocimiento es un bien que se merece y conquista, no un derecho que tienen todos los hombres por igual, a modo de como se entiende en el mundo moderno. Tradicionalmente, el acceso a los textos clásicos estaba restringido a iniciados en yoga, principalmente porque su comprensión dependía directamente de su práctica. De esta forma, se evitaban malas lecturas manteniendo la escritura en secreto. Actualmente, casi todo el mundo puede tener acceso a la lectura de estas obras o a alguna de sus traducciones. Sin embargo, de todos los que tendrían acceso a la lectura, verdaderamente muy pocos se interesarán por las obras, y de esos, otros pocos las leerán. De esos escasos lectores, alguno será practicante de yoga. Y de esos practicantes, quizá alguno llegue a comprender su contenido. De esta manera, se puede entender que la restricción de este tipo de textos sigue siendo la misma que cuando fueron redactados por primera vez. La única diferencia es que tradicionalmente se evitaban las lecturas inapropiadas a través del secretismo, y en el mundo moderno, el libre acceso a la información propicia que algunos confundan “información” con “conocimiento”. Más allá de esas distinciones, el conocimiento verdadero sigue estando protegido como siempre lo estuvo. - José A. Offroy

jueves, 18 de septiembre de 2014

RAZÓN DE SER por Srila Atulananda Acharya

Los Sadhakas estaban más bellos que nunca, relucían con sus cabezas recién afeitadas y las líneas del
hermoso Tilak decoraban sus frentes consagradas. Sus dedos inquietos pasaban las cuentas de Tulsi y el éxtasis bañaba sus corazones. En tal condición se acercaron a la choza de barro donde el Santo Maestro guardaba su retiro sagrado. Un joven muchacho los acompañaba y una pregunta inquietaba su espíritu ¿Por qué fuimos creados ? ¿Por qué a este mundo hemos venido ? ¿Si Dios es perfecto por qué nos dejó salir de Su lado ?

El Santo Maestro está lleno de paz y dulzura, está lleno de amor y sabiduría. Él sonrió y lo miró con
ojos profundos y habló con voz resuelta, y conteniendo la estampida de sus muchos sentimientos, entregó lo que ellos podían comprender hasta ese día. “Que el Santo Nombre expanda tu comprensión y te de entrada al mundo sensible ¡ Oh alma inquisitiva ! La verdad se revela como una lenta aurora y despierta al ave del ser para que inicie su vuelo en el cielo del encanto infinito. ¿Para qué fuimos creados ? preguntas ; Trata de entender la posición de ese Bien Absoluto, de tu Padre amado. Él quiso crearte, Él quiso darte Su amor. Un día en Su dulce e infinita bondad, viéndote una chispa dormida en el océano de Su trascendental efulgencia, con amorosa voz se dirigió a ti y te dijo:


Del océano de luz de Mi propia efulgencia ¡oh chispa divina ! ¡oh alma ! Te despierto, Te doy independencia, voluntad, personalidad, oh pequeño corpúsculo de luz, vivirás siempre sedienta de Mí y Yo de ti.

Tú sabes, soy amor, nada más que el amor Me colma y Me subyuga, todo se subordina a él. El conocimiento, la ciencia, la riqueza, todo es regido por el amor. Sólo eso me interesa, sólo eso te interesa a ti...

Te creo libre, puedes venir a Mí ahora, a Mi universo, a Mi grandeza, pero mira : Soy todo, todo es
deslumbrante y fascinante para ti. Mi energía material externa también puede cautivarte, aunque no es más que sombra de Mi maravillosa excelencia. Ahora en tu libre elección te inclinaste por adorar Mi sombra.

Mi sombra extendida sobre universos infinitos. Mi sombra de cerros y de mares, de galaxias y de musas. Mi energía transformada en soles y sistemas, en aguas, vientos y cascadas. Mi sombra como muerta, como insensible y muda, Mi sombra de anónimo reflejo, de solitarias lunas.

Pero te llamaré, siempre te llamaré. Al principio no podrás descubrirme. Al principio amarás los lagos, los pájaros, los acantilados ceñidos al abismo. Amarás la flor y el átomo, la ciencia abstracta y el cuerpo.

Como el amante que aspira la rosa olvidada, anhelando la mano que la sostuvo, así tomarás Mi
perfume de las estrellas y las rocas. Sentirás Mi esencia de huidizo pájaro, el vacío de Mi ausencia. Me sentirás escapando de entre la misma presa que dabas por ganada...

En tus muchas vidas, de variadas formas, disfrutaras de mi mar y de mi espacio, de mi éter y mi
tierra... de mente, de inteligencia, probarás formas y sabores en miles de aspectos, en miles de cuerpos, de vidas, de familias, de laberintos perdidos en tu desentrañada historia...

Yo te veré caminar. Caminar hacia Mi. Buscando Mi amor, Mi caricia y sonrisa, probarás frutos
aquí y allí. Frutos sensuales, frutos de ciencias, de muchas experiencias, de miles de amores idos y venidos, entre amaneceres y ocasos, entre poemas y sueños que darás por ciertos...

Serás filósofo, serás ave, serás monje y labriego, llevando tu corazón enclavado en el pecho, como
un cáliz sediento de amor...Mi sombra en este desierto, te dejará el alma seca...

Te veré buscarme y negarme, te veré maldecirme y sufrir, mientras seas un amante cómodo, mientras no seas un amante sabio... A veces tomarás tú las riendas de la justicia, a veces tú establecerás reglas morales, querrás corregir al hombre, la sociedad, la naturaleza, azuzado por un pasional y efusivo
espíritu ; sin saber ni de causa ni de efecto, sin saber ni de carne ni de espíritu, en tus pocos días querrás discutir el origen del universo, y hacia dónde camino con mis siglos de siglos...

Pero tu odio hacia Mí será fruto de tu amor inmaduro, verde y agrio, lo entibiaré con Mi mirada, lo
encubaré con tierna voz que oirás en la profundidad de tu espíritu, y ya verás, lo volveré más dulce que la miel, más suave que el higo...

No podrás negar el sol y Mis otras maravillas, como un largo juego, te daré y te quitaré, como los
pétalos de la margarita, sólo para decirte que te amo.

Cada alma alzará su torre de Babel y querrá llegar a Mí con la fuerza de su espíritu, con la fuerza
de su espíritu mantendrá viva su esperanza, su esperanza de que debe haber algo más, algo más allá del mundo de la mente y los sentidos...

Buscará energías, rasgará la tierra, rastreará el océano, cortará el átomo, con cristales enormes intruseará el cosmos, y enviará al cielo zancudos metálicos. Nada saciará la sed de tu corazón inmenso, pequeña chispa, Mi sombra de ciencia, de bien y mal, de paz y guerra, de nacimientos y muertes, de inmenso espacio, de inmenso silencio, no podrá saciarte, toneladas de diamante, toneladas de energía, toneladas de ciencia las dejarás a un lado y buscarás, buscarás hijo Mío lo que tu corazón te pide, saciar el hambre de tu espíritu...

Babel, el esfuerzo por alcanzarme armando la torre del orgullo. Te haré cruzar muchos caminos,
subir pináculos, recorrer valles, ovacionar triunfos, llorar fracasos. Será tu camino, tu ilusión, tu soledad, tu peregrinaje callado y soltero, abismantemente acompañado y solitario, con tu alma como dejada al fondo con su eco lejano.

¿Sabes, amor, qué poemas canto ante el correr de tu búsqueda ? Te hago pequeña pero grande en
tus miras... Te daré un universo, mas lo hallarás insuficiente, querrás dejarlo cuando no encuentres en él, la dulzura de Mi espíritu. Y así elogiaré tu amor y tú Mi grandeza, y nos amaremos más y más, nos amaremos día y noche, y dirán que Soy un engañador y que tú estás loco.

Pero antes me amarás como roca o como trueno, como sol o como viento, como hombre o mujer,
como padre, como madre, como hijo, como cielo, como música, como amigo o universo, siempre me amarás de alguna manera...

Cuando estés más fuerte cortaré tus planes, tus sueños, tus esperanzas, quitaré tus amigos, tu familia, tu dinero, como podando el frutal para mejorar su fruto, como podando el rosal para fortalecer la rosa...

Y tú vendrás a Mí, vendrás a Mí corriendo, unos dirán que te cuides de Mí, que Soy un estafador y
otros dirán que tú estás loco, pero ambos estaremos embriagados en la fascinación de nuestro amor, porque quiero que tu amor hacia Mí sea grande, porque es muy grande el amor que por ti Yo tengo...

Y verás que aquello que corté de ti, que tiré a tus pies como despojo inútil, se volverá abono de tu
raíz interna, y tus planes serán tenerme, Mi abrazo tu esperanza, el mundo tu amigo, cada ser tu familia, tu riqueza la pureza.

¡Oh alma ! Quiero hacerte luz, quiero hacerte amor, quiero hacerte ángel, déjate hacer entre la
tibieza de Mis manos, déjame arrullarte contra Mi pecho anhelante ¡Déjame llevarte a jugar a Vrindavan !

¿Que has sufrido ? ¿Que has llorado ? ¿Que padeciste hambre, frío , injusticia y pobreza ? ¿Por qué Me dejaste ? ¿Por qué te alejabas de Mí ? ¿Por qué no escuchabas a Mis Santos ?... Yo sé que me
señalarás, me culparás de tu sufrimiento, que no fui generoso en darte voluntad y entendimiento... Todo lo tengo y todo te daré, todas las joyas sagradas de Mi inmaculado espíritu, pero no sin que antes el fuego de tu dolor halla orado humildemente por tenerlas.

¡Oh dolor, bello dolor ! dijo un Santo, que sin ti no hay amor verdadero. Amor es dolor. Dolor por
no tener al ser querido, o porque al tenerlo teme perderlo.

Te dejaré ir las veces que quieras, cada vez que pienses imponer tu despiadada independencia y
desconfianza ; mas cada vez que me dejes sufrirás con dolor Mi lejanía, porque ¡Oh chispa de amor ! ¿Cómo podrás vivir fuera de mi fuego que te abraza ?.

Y así analiza ¡Oh alma ! que el dolor es causado por el mundo y que a Mí al fin lleva, mas las alegrías pasajeras te pierden en un laberinto de interminable Samsara...

Todo es para tu bien, Soy tu amigo, tu meta, tu sostén, tu descanso... te amo, no dudes, te amo, lo
declaré en mil libros y lo afirman mil sabios... Te doy universos para que alojes tus sueños, pero tu necesidad de Mí es más grande que ellos, y Yo sé, un día los dejarás como usado deshecho.

¿Por qué no vienes ? Yo te invito, Yo te llamo, sólo Yo te espero. ¿Alguien más te llama ? ¿Alguien
más te escucha y te espera ? Soy Yo, te juro que Soy Yo, Soy Padre, Soy Madre, Soy amigo y esposa, Soy hijo e hija, que vengo a buscarte como amor, pues Soy Amor, Soy sólo Amor, el Rey de todo, lo más sabio, lo más poderoso, lo más científico, lo más necesario, el más amado, el más autosatisfecho y el más grande, pero aún así... te busco y te reclamo ¡Oh átomo pequeño ! ¡Oh luz de mi vida !

Como brillan plateadas las estrellas, reflejando el esplendor del dorado sol, así por Mí en cada
pecho brilla en diversas medidas, el esplendor de Mi amor.

Como hay olas en un río desciendo para buscarte, Mis encarnaciones como avatar son infinitas, Yo
mismo advengo en persona o en Mis distintas expansiones, y en otras ocasiones Mis propios amados devotos lo hacen para entregar en forma magnánima ese amor extático que en Mi reino abunda.

Jamás te dejo. Soy tierra, soy sol, soy luna... Te espío de día y de noche, soy mente, soy ese aire que
se encuentra dentro y fuera tuyo... Esas son Mis energías... las creé para darte espacio y para cuidarte, para saber de cada paso tuyo, para asegurarme de que algún día sí vendrás a Mí.

Tuve que darte libertad para hacerte persona, y así estoy dispuesto a sufrir el dolor de tu lejanía,
estoy dispuesto a sufrir la negación de tu amor hacia Mi... Pero trataré de embelezarte, ¿te gusta el brillo de Mis estrellas, el callado pasar de Mi luna?¿te gusta el canto de mis cascadas, el perfume de Mis rosas, Mis nubes, Mis lagos... cuanto hice para ti?

Unos harán su ciencia, dictarán edictos, llenarán bibliotecas anunciando al mundo :¡No existe Dios ! Sólo el hombre es grande, sólo vale nuestra lógica y evidencia. Y así amarán Mi energía sutil,
abstracta, el átomo invisible y elogiarán la grandeza de Mis pequeñeces. En todo lo que vean o descubran, sentirán que algo se les ha ido, que algo falta para completar la comprensión, nunca le saciaré el hambre de Mí, nunca los dejaré sin Mí ; porque nada es tan sólo lo que ves como ser, sino que es también su propósito de existencia, y todo lo rijo y administro movido por amor, con esta dulce energía manipulo e impregno toda creación...

Te veré alma, como un niño que gatea, como un joven que descubre. Me descubrirás a cada paso,
me cambiarás por una u otra cosa, pero siempre seré Yo el objeto de tu anhelo, porque añorarás la paz, la felicidad, el amor que sólo en Mí se encuentra...

A veces, también, pensarás que ya me tienes, que una iglesia o tradición da explicación de Mis actos
y existencia, que a un grupo pertenezco, que una denominación Me apresa, engreído en tu fe condenarás a tus hermanos, que también Me buscan, que también Me añoran, aunque llamándome con ciertas diferencias, con otro nombre, de acuerdo a sus culturas. Yo doy la fe, de Mí proviene el conocimiento, Yo bendigo a los buenos que me buscan con afán candoroso, Yo me revelo al que me ama, y Me mueve una ciencia de principios eternos, la ciencia de Mi amor, la ciencia de Mis caprichos que me ata a jugar con Mis Devotos.

Nada externo me embelesa, Soy la Verdad, digo la Verdad, y los puros la comprenden y conocen,
esto es así desde la infinitud de los tiempos ¿Porque cómo puedo callar Yo, el que amo ? ¿Cómo puede callar el que acoge, conduce y protege ? Pero Mi voz sólo la escuchan los buenos, quienes desean crecer en espíritu ; y con orgullo declaro : Soy el esclavo de Mis devotos.

Y cuando ¡Oh alma ! descubras asombrada tu luminoso ser, cuando veas la luz de Mi infinita
presencia, pensarás que somos “uno” y que tú te has fundido en Mí. Dirás : Soy Dios, soy todo, el uno. Así como ya antes amaste Mi sombra como el todo, o como ya antes adoraste el poder de tu mente y el del átomo, o la grandeza universal, ahora al verte, al descubrir tu faz de pequeño y radiante espíritu, del todo abarcado por el brillo de Mi Ser, pensarás que somos “uno”, que has dejado de existir para estar en Mí.

Pero Yo amo tu existencia y te llamo para Mi amoroso servicio, en la fusión luminosa no está la relación de amor eterno que contigo añoro. ¿Para qué darte vida y devolverte luego al sueño de una existencia impersonal?

Como un Yogui aún más avanzado, Me verás en Mi forma de cuatro brazos, Paramatma, situado en
todo corazón, en cada partícula de materia, compenetrando todo lo que es, porque escucha, Mi amor, alma : “Nada puede existir sin Mí”.

Pero también dejarás tu práctica de silencioso asceta, dejarás tu meditación inmóvil y tu absorción
en el interno ser, y Me buscarás a Mí, buscarás Mi afectuoso abrazo, Mi amorosa mirada, Mi consolador refugio. No querrás más Mi lejana presencia, Mi mudo quietismo, y echarás a un lado tu poder, tu misticismo, tu fascinante postura de Yogui efulgente y Me querrás a Mí, como un niño que busca a su padre, como un amigo que anhela a su amigo, como un amante a su amado...

Tocaré Mi flauta, jugaré a orillas del Yamuna, me esconderé entre los Kadambas, para volverte loco
por Mí. Correrás por Mí ¡Oh alma !, habrás llegado al fin de tu camino, habrás llegado al abismo de Mi Amor...

Te dejé ir, amor, te dejé alejarte de Mí sólo para hacerte volver corriendo a Mi refugio... Fue sólo
un chispazo en la luz de tu existencia... Es así el juego del amor, hay halago y reproche, hay caricia y golpe, hay canción y silencio...

¿Quieres comprender más profundamente ? ¿Quieres comprender esta ley del amor divino que todo
rige ? Amando entenderás todo. Ese sol del amor puro alumbrará tu vida y entenderás todos los caminos y abrazarás a todos los seres bajo el pensamiento de Mi bondadoso Ser. Llénate de Mí, rebásate de Mí, sáciate plenamente de Mí.

¡Oh alma ! ¡Oh chispa inquieta e insaciable de amor ! Me doy del todo a ti, te amo plenamente y por
ello te he creado y te hice libre, te hice persona para que Me elijas y Me ames, ven, ven a Mi morada, no dudes de Mí. Mi amor por ti es inmenso y eterno, es infinito y puro. Mi amistad hacia ti, Mi mano extendida a tu pequeña existencia, la mantengo abierta, por los siglos de los siglos, a la espera de la tuya...

Ven, ven a jugar a Vrindavan, deja tu petulante sueño ; en este mundo de solitario paso no eres nada ; en el Mío, eres Mi amado, Mi amada, ¡Oh ser ! ¡Oh alma !

Canta Mi Nombre y llámame, aduéñate de Mí y haz afortunados tus caminos. Te traeré al lugar
donde el amor reina supremo, donde la brisa viene cargada de fragancias, de versos y de río ; donde los árboles musitan arpegiados por el viento, donde hay aves encantadas, donde bailan los pavos reales y donde se acaricia al ciervo. Te traeré a Mi tierra de lotos y de vacas, de flautas de bambú, de loros y eternos juegos.

Crece ¡Oh alma ! corre por el campo del infinito espíritu. Deja la ciénaga, rechaza el reflejo pasajero. Quiero darte la realidad, quiero endulzar tu vida, quiero llevarte a Mi abrazo y tenerte conmigo.

Te llamo, te invito, te grito y aflijo tu existencia, no tolero más tu ausencia y he decidido que debo hacerte mía. Te di libertad para hacerte ser y no máquina, pero Mi conquista ahora está decidida, Me adueñaré de ti y en el trono de tu corazón haré Mi asiento. Toma Mi Nombre de seductor encanto, toma Mi enseñanza del Bhagavad Gita, ama la compañía de Mis Santos, desdeña lo que al submundo esclaviza. Te llamo, te invito, te grito, te doy Mi Nombre y preparo Mi conquista ¡Oh ser ! No toleré más tu ausencia, Mi amor no estuvo saciado sin el tuyo. ¿Vendrás ? ¿Cantarás Mi Nombre ? ¿Dejarás que te rapte para siempre ? No Me importa el reproche si tengo tu amor, Me dicen HARI, el ladrón, el embaucador y a ti desde hoy ¡te llamarán loco !...


El Santo asceta terminó su discurso, y la voz del río adornó el espacio de su silencio. El Santo Nombre de nuevo se adueñó de sus labios y sus ojos oscuros, profundos y húmedos, bañaron a los jóvenes puros, con su mirada de gracia.

Postrados dieron su reverencia ante el sabio, ante aquel que aún guardaba muchos secretos y enseñanzas, mas no era posible atesorar de una vez el universo de sus realizaciones.

Los Sadhakas se fueron por el sendero que guarda el humilde pasto, regocijados internamente por
saberse tan amados.

El Santo al verlos alejarse, recordó con una sonrisa su juvenil entusiasmo, y tal vez habrá escuchado
cuando el joven inquieto preguntaba a sus amigos : ¿Podré también yo un día ser contado entre el grupo de los locos ?...

Fin

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...