TATVAMASI "Tú eres eso" - AHAM BRAHMASMI " Yo soy Brahman" - AYAMATMA BRAHMAN "Este Yo es Brahman" - PRAJÑANAM BRAHMAN "La Conciencia es Brahman" - SATCHIDANANDAM BRAHMAN "La eterna existencia, la conciencia eterna, la eterna paz es Brahman".
"Mi enseñanza no es una filosofía. Es el resultado de experiencia directa. Mi enseñanza es un medio de practicar, no algo a lo que aferrarse o motivo de adoración. Mi enseñanza es como una balsa que permite cruzar el río. Sólo un tonto llevaría la balsa de vuelta después de haber llegado y alcanzado la otra orilla de la liberación. " - Buddha
"Los grandes sabios no se identifican con ninguna religión o credo particular. Están por encima de ese tipo de distinciones. Ellos pertenecen a toda la humanidad." - Swami Rama

"Sirve, ama, da, purifícate, medita y realízate. Sé bueno, haz el bien, sé amable y compasivo. Pregúntate: ¿Quién soy yo? Conoce el Ser y sé libre." - Sri Swami Sivananda Maharaj

"No te quedes sentado en forma ociosa. Sabe que tú eres Divino en tu naturaleza esencial. Tú no has venido aquí a llorar y a lamentarte. Afirma tu Divina naturaleza. Despierta! Levántate! Tú eres un peregrino en el sendero de la Verdad." - Swami Chidananda
Si hay una constante en todas las fuentes de yoga, esa es su insistencia en el carácter “secreto” de su enseñanza. El secretismo es la forma de salvaguardar la transmisión íntegra y protegerla de contaminaciones externas. Aunque actualmente el acceso a todo tipo de información es libre, rápido y cómodo, el carácter secreto del yoga sigue estando vigente. Cabe distinguir entre “información”, a la cual se puede acceder de manera casi ilimitada, y “conocimiento”, cuyo acceso está tan restringido hoy como siempre lo ha estado. En la tradición india, el conocimiento es un bien que se merece y conquista, no un derecho que tienen todos los hombres por igual, a modo de como se entiende en el mundo moderno. Tradicionalmente, el acceso a los textos clásicos estaba restringido a iniciados en yoga, principalmente porque su comprensión dependía directamente de su práctica. De esta forma, se evitaban malas lecturas manteniendo la escritura en secreto. Actualmente, casi todo el mundo puede tener acceso a la lectura de estas obras o a alguna de sus traducciones. Sin embargo, de todos los que tendrían acceso a la lectura, verdaderamente muy pocos se interesarán por las obras, y de esos, otros pocos las leerán. De esos escasos lectores, alguno será practicante de yoga. Y de esos practicantes, quizá alguno llegue a comprender su contenido. De esta manera, se puede entender que la restricción de este tipo de textos sigue siendo la misma que cuando fueron redactados por primera vez. La única diferencia es que tradicionalmente se evitaban las lecturas inapropiadas a través del secretismo, y en el mundo moderno, el libre acceso a la información propicia que algunos confundan “información” con “conocimiento”. Más allá de esas distinciones, el conocimiento verdadero sigue estando protegido como siempre lo estuvo. - José A. Offroy

lunes, 31 de diciembre de 2018

YOGA VÈDICO, LA FORMA MÀS ANTIGUA DE YOGA por Pandit Vamadeva Shastri

Yoga védico

El yoga védico es la forma más antigua de yoga que se remonta al Rig Veda, que es quizás el libro más antiguo del mundo. Es el texto sánscrito más antiguo y la obra más antigua en cualquier idioma indoeuropeo. Según el gran Yogi Sri Yukteswar, guru de Paramahansa Yogananda, las enseñanzas védicas se remontan a Satya Yuga o Edad de Oro hace más de diez mil años.

Según el punto de vista védico, la humanidad era una en el lenguaje y la religión durante la Edad de Oro. Los seres humanos poseían un contacto innato con el Ser Divino interno y también tenían poderes telepáticos y memorias fotográficas. Esto hizo innecesarios los libros y otros medios. Tampoco se requerían instituciones religiosas y tampoco se necesitaba tecnología. La vida humana se gastó en sadhana o en la práctica espiritual y la conciencia humana se movió libremente a través de los dominios de la conciencia cósmica, permaneciendo en armonía con la naturaleza y el Espíritu.

Al final de la Edad de Oro, la inteligencia espiritual humana comenzó a declinar. Las diferencias en el lenguaje junto con el crecimiento del ego provocaron un aumento de la ignorancia y la división entre las personas. En este momento, la enseñanza védica se compiló por primera vez en una tradición oral para preservar el conocimiento espiritual desarrollado en la Edad de Oro.

El yoga védico fue creado por numerosos videntes védicos de las familias Angiras y Bhrigu, de los cuales los más importantes son los siete grandes videntes Vasishta, Vamadeva, Bharadvaja, Gritsamada, Vishwamitra, Kanwa y Atri. A través de la visión de los Rishis, los Vedas establecen todos los principales caminos espirituales posibles para la humanidad. Los Vedas contienen una clave integral para la evolución cósmica, así como para el desarrollo espiritual humano, que devela todas las leyes del universo.

El lenguaje védico emplea poderosos mantras para exponer esta enseñanza que tiene diferentes niveles de significado y aplicación. En este sentido, el lenguaje védico tiene una profundidad y una dimensión que los lenguajes modernos, productos de la mente externa y el ego, no pueden abordar. Los mantras védicos reflejan el patrón de la ley cósmica y el modelo de inteligencia cósmica, a través del cual todo lo que existe puede ser comprendido en la conciencia más íntima. Los mantras védicos contienen los prototipos de todo el conocimiento y todos los poderes de la creación. Sin embargo, entenderlos y usarlos correctamente requiere una visión especial. Los mantras védicos no pueden ser captados por el intelecto ordinario, razón por la cual las interpretaciones académicas de los Vedas son casi inútiles y generan muchas distorsiones.

Tres tipos básicos de yoga védico

El Yoga Védico básico es triple y tiene varias correspondencias importantes: 

Mantra Yoga - Discurso - Rig Veda - Tierra 
Prana Yoga - Prana - Yajur Veda - Atmósfera 
Dhyana Yoga - Mente - Sama Veda - Cielo

Estado de vigilia - Agni o fuego - Brahma, creador 
Sueño - Indra o Rayo - Shiva, Transformador 
Sueño profundo - Surya o el sol - Vishnu, conservador

Mantra Yoga implica desarrollar Mantra Shakti, el poder del mantra, a través del cual el mantra cobra vida como una herramienta de transformación en la mente. De aquí surge el Mantra Sphota, la percepción mántrica, a través de la cual se puede comprender el significado interno del mantra, que nos une con las leyes divinas. Esto nos permite entender todas las formas en el universo como manifestaciones de la Palabra Divina, la vibración creativa OM. Esta fuerza mántrica pone en movimiento todas las demás energías internas, no solo en un nivel interno, sino que también puede proporcionar dominio sobre todas las fuerzas de la naturaleza.

Prana Yoga implica el desarrollo de Prana o Vidyut Shakti (fuerza luminosa o eléctrica), y la percepción pránica (percepción luminosa). Esto nos permite trabajar con nuestra energía vital como una manifestación de la energía de la conciencia. El mantra se convierte en Prana, ya que el Prana (respiración) en sí mismo es un sonido no manifiesto. Este Prana proporciona el ímpetu y la vitalidad para las transformaciones internas.

El Dhyana Yoga, o el Yoga de la meditación, implica el desarrollo de Buddhi o inteligencia despierta, llamada Dhi en los Vedas, y su poder de percepción de la verdad. Esto nos permite entender el universo y el ser humano como desarrollos integrales de la Inteligencia Cósmica. Esta inteligencia superior surge a través de la energización del habla y el prana y aporta un extraordinario poder transformador al nivel más profundo de la mente. En Dhyana Yoga, la luz de la verdad inunda la mente y llegamos a conocer la naturaleza unitaria de toda realidad.

Los Tres Yogas se relacionan con nuestras tres facultades básicas de habla, Prana e inteligencia dominadas por la mente (Buddhi-predominante Manas). Estas no son solo nuestras facultades ordinarias, sino también nuestra capacidad para desarrollar la Palabra Divina, la Vida Divina y la Mente Divina dentro de nosotros. Se relacionan con los tres cuerpos, el físico, el astral (pránico) y el causal (alma o mente más profunda).

Los Tres Vedas corresponden a estos tres Yogas. El Rig Veda, el Veda del mantra, establece los mantras o semillas básicas del conocimiento cósmico. El Yajur Veda, el Veda del sacrificio, muestra su aplicación a través del ritual, que es tanto externo como interno (yóguico). El ritual interno es el pranayama. El Sama Veda, los Vedas de la unificación, muestra su realización a través del éxtasis y la percepción.

Las tres principales Deidades védicas o Devatas corresponden a los tres tipos de luz. Agni es fuego, que es calor o luz termogénica que quema toda negatividad y reformula nuestra naturaleza en un nivel superior. Indra es un rayo, que es energía luminosa o fuerza eléctrica a través de la cual podemos ascender y movernos en un nivel superior de ser. Surya es el Sol, que es luz pura o fuerza magnética que nos empuja hacia el infinito omnipresente.

Estas tres fuerzas operan en nuestros tres estados de vigilia, sueño y sueño profundo, y pueden transformarlos en estados de vigilia o percepción divina, sueño divino o creación, y descanso divino o paz. Estos son los tres mundos de la Tierra, la Atmósfera y el Cielo, no como realidades externas sino internas, a través de las cuales podemos captar todos los mundos como formaciones de nuestra propia mente.
Yoga Védico y Yoga Clásico

El triple Yoga védico es un poco diferente del clásico octavo o Raja Yoga enseñado por Patanjali en los Yoga Sutras. En el Yoga Védico, los yamas y niyamas, las observancias y restricciones que constituyen los dos primeros miembros del Raja Yoga, son parte de la base Dhármica de la vida Védica. Esto significa vivir de acuerdo con nuestra naturaleza superior y mantener nuestra naturaleza inferior controlada a través de los valores correctos, el esfuerzo correcto y la dieta adecuada. Asanas o posturas de yoga, que es principalmente una postura cómoda para sentarse, no es un miembro separado del Yoga Védico.

El Mantra y Prana Yoga Vèdico incluye Pranayama, control de Prana, y Pratyahara, control de los sentidos, del sistema de Raja Yoga. Pranayama consiste en desarrollar energía pránica, mientras que Pratyahara consiste en retirarla de los sentidos y los órganos motores. El mantra nos permite dirigir tanto el prana como la mente. Dhyana Yoga incluye Dharana, Dhyana y Samadhi, concentración, meditación y realización de Raja Yoga, que son los tres aspectos de la fusión de la mente con el Ser Divino.

 arte: Manivelu

Mantra Yoga

El Yoga Védico comienza con el mantra como base, utilizando mantras de los Vedas, particularmente los del Rig Veda. Estos mantras son también de tres tipos:

1. Nombre Mantras - Nombres de las Deidades como Indra, Agni, Soma y Surya. Estos son principalmente parte del Yoga de la devoción o Bhakti Yoga. Deidades como Shiva, Vishnu y la Diosa pueden usarse de la misma manera, como en mantras como OM NAMAH SHIVAYA.

2. Bija o Seed Mantras: sonidos de raíz de términos védicos clave como OM, AIM, HUM, HRIM, KRIM, SHRIM. Estos deben ser cantados en silencio junto con la respiración y también son parte de Prana Yoga. Unen la mente y Prana, transformando patrones inconscientes y apegos en nuevos poderes de atención.

3. Suktas - Mantras extendidos y oraciones como Gayatri mantra (Tat Savitur vareniyam bhargo devasya dhimahi dhiyo yo nah prachodayat). Estos deben meditarse y forman parte del Dhyana Yoga. Comprometen a toda nuestra conciencia en la luz superior y de manera integral.

Estos mantras generalmente se dan a través de iniciaciones especiales o empoderamientos, que constituyen el fundamento de la práctica védica. La práctica del yoga védico comienza con mantras védicos. Esto requiere un discurso despierto y contacto con la Palabra Divina. Esto, a su vez, requiere que nuestra alma, la parte inmortal de nuestra conciencia individualizada, que es una forma de Agni, la llama interior, se manifieste. El estudiante repite varios Bija Mantras, Nama Mantras y Suktas según su estado de conciencia y acercamiento a la Divinidad. El mantra de Bija más común es OM. El Sukta más común es Gayatri Mantra.

Prana Yoga

El Prana Yoga Vèdico incluye todos los tipos de técnicas de yoga que incluyen Prana, incluidas diferentes formas de Pranayama. Incluye una observación y dominio de los cinco principales Pranas, los sentidos y los órganos motores. Conduce al despertar de Prana interno y Kundalini Shakti, que es una forma interna de energía eléctrica. Para que esto ocurra, uno debe aprender a ofrecer los diferentes aspectos de su ser, particularmente su Prana, como un sacrificio a la Deidad residente. Prana Yoga requiere el desarrollo de Ojas (poder vital) y la renuncia a los placeres sensoriales para alimentarlo. El Prana Yoga Védico es de varios tipos.

1. Mantra - Prana Yoga: en este Yoga los mantras se repiten junto con la respiración, especialmente los Bija Mantras, pero también se pueden utilizar los Mantras de nombre y los Mantras extendidos (Suktas). En el entendimiento védico, Prana es un discurso inmanifestado. Así que Mantra Yoga ya es una forma de Prana Yoga.

2. Prana Yoga Puro: se trabaja directamente con la fuerza de Prana, no solo como la respiración sino como nuestra voluntad y motivación básicas. Uno trabaja para llevar el Prana de los chakras inferiores a los superiores, desarrollando el poder de la voluntad mediante la entrega al descenso de la gracia divina.

3. Dhyana - Prana Yoga: en este Yoga uno medita sobre el Prana en la forma de la deidad védica Indra o el poder de la percepción. Se pueden usar otras deidades de Prana a este respecto, incluso Shiva y Kali. En la visión védica, la mente es Prana inmanifiesto o sutil. A través de Prana, uno puede controlar la energía de la mente y despertar su poder de rayo de percepción directa.

Para Prana Yoga, el poder de Indra o Prana Divino debe ser despertado. Esto requiere una vitalidad despierta y una visión enérgica. Esto ocurre a través del descenso de la gracia divina y el poder en el alma. Uno debe ponerse en contacto con Dios o con el creador divino interno. El estudiante realiza varios tipos de Pranayama usando la respiración junto con los mantras aprendidos, conectándose más profundamente con las Deidades como formas de energía cósmica. El Kriya Yoga enseñado por Paramahansa Yogananda es una de esas prácticas.

Dhyana Yoga 

La meditación védica incluye meditación sobre el mantra, Prana y las Deidades (Devatas). En última instancia, conduce a la meditación sobre el Sí mismo. Este yoga de meditación también es de varios tipos:

1. Dhyana Devata Yoga: en este yoga, uno medita sobre las diversas Devatas o Deidades de los Vedas y su significado interno como poderes de la luz de la conciencia, como Indra, Agni, Soma y Surya. Esto requiere trabajar con luz y energía en un nivel sutil.

2. Atma Dhyana Yoga: en este Yoga uno medita sobre el Ser interno. Es de tres tipos: 
a) auto-indagación 
b) La observación de sí 
c) mantras átmico

La auto-indagación (Atma vichara) implica rastrear la fuente del pensamiento Yo hasta su origen en el corazón espiritual (hridaya). En la visión védica, esto está rastreando nuestra llama interior, el alma o Jiva, Agni, de regreso a su hogar original y el nacimiento más alto en el corazón. Esta es una práctica de vigilia constante a través de la cual nos hacemos conscientes en los tres estados de vigilia, sueño y sueño profundo.

La autoobservación implica contactar la luz solar de la conciencia y dejar que esto ilumine sin esfuerzo todos los estados mentales, a través del poder de la inteligencia iluminada (Dhi o Buddhi). Consiste en tomar la actitud de un testigo (sakshi-bhava) en todo lo que hacemos.

Los mantras atmicos incluyen grandes declaraciones védicas como "Yo soy Dios", Aham Brahmasmi, que deben meditarse en la expansión de la mente quiescente. Son útiles sólo para un alto nivel de discípulo. Sin una auto purificación preliminar tienen poco poder. Deben hacerse no con el habla o la mente ordinaria, sino con el nivel más alto de habla, que habla en el nivel del Ser Divino.

Para Dhyana Yoga, la expansión del Sol o la conciencia de la verdad debe ser creada. Uno debe contactar al Ser Divino o Paramatman dentro del corazón. El estudiante medita sobre los mantras energizados de Prana y los usa para moverse hacia estados más profundos de conciencia.

El espacio de la luz y la luz del espacio deben abrirse para que esta realización proceda.

Samadhi Yoga: El último yoga

Todos los tres Yogas Védicos conducen a Samadhi o al estado de absorción con la Divinidad residente. Este Samadhi Yoga está simbolizado por Soma, que es el Ananda o Amrita, la dicha o el néctar de la inmortalidad. Dejar que el flujo de energía Soma o Bliss sea la base de esto, quizás la más alta de los Yogas Védicos. Esto requiere una apertura de todos los nadis o canales del cuerpo sutil, a través de los cuales puede fluir el Amrita o Soma. Esto a su vez requiere el desarrollo adecuado de los tres Yogas védicos.
Yoga Integral Védico

Estos cuatro yogas védicos forman juntos un Yoga Integral. Culminan en uno completo o Purna Yoga. En general, el Purna Yoga se relaciona con Indra y con Prana, pero en el sentido ampliado como la energía de la conciencia y la percepción en todos los niveles. Sin embargo, también hay un Purna Yoga de Agni llamado Vaishvanara Vidya (conocimiento de la Persona Cósmica), que procede a través de la auto-indagación. De manera similar, existe un Purna Yoga del Sol, particularmente en la forma de Vishnu o Savitar.

En este Purna Yoga, el segundo mundo o la Atmósfera se convierte en el mundo entero o el Océano Cósmico, el océano del corazón como el cuarto mundo. Este océano es el espacio y sus olas son los arcos. En el espacio dentro del corazón está contenido todo el universo y el Ser Supremo más allá de toda manifestación. Esto conduce a una formulación ligeramente diferente del triple Yoga Védico.

Mantra Yoga - Tierra - Cuerpo - Madre 
Dhyana Yoga - Cielo - Cabeza (Mente) - Padre 
Samadhi Yoga - Aguas - Corazón (Alma) - Niño

La forma principal de Purna Yoga es la meditación en el corazón, que consiste en rastrear el origen del habla, el Prana y la mente hasta el Ser en el corazón, que es la práctica principal de la Auto-indagación. Esta búsqueda se llama gaveshana o anveshana en textos védicos. No se hace simplemente repitiendo "¿Quién soy yo?", Sino que requiere control mántrico y meditativo del habla, el prana y la mente y un examen de todos sus movimientos en todos los estados de conciencia como poderes del Atman.

El yoga védico es vasto y tiene muchos lados. Sólo hemos esbozado algunos de sus rasgos característicos. Tiene enseñanzas que son apropiadas para cada individuo y su nivel de desarrollo. Por lo tanto, no tiene enseñanza en masa o instrucción estandarizada. Cada individuo debe ser tratado de manera diferente.


Texto: Pandit Vamadeva Shastri - Fuente: American Institute of Vedic Studies - Traducido al español por Ishvara Puri Das.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...