TATVAMASI "Tú eres eso" - AHAM BRAHMASMI " Yo soy Brahman" - AYAMATMA BRAHMAN "Este Yo es Brahman" - PRAJÑANAM BRAHMAN "La Conciencia es Brahman" - SATCHIDANANDAM BRAHMAN "La eterna existencia, la conciencia eterna, la eterna paz es Brahman".
"Mi enseñanza no es una filosofía. Es el resultado de experiencia directa. Mi enseñanza es un medio de practicar, no algo a lo que aferrarse o motivo de adoración. Mi enseñanza es como una balsa que permite cruzar el río. Sólo un tonto llevaría la balsa de vuelta después de haber llegado y alcanzado la otra orilla de la liberación. " - Buddha
"Los grandes sabios no se identifican con ninguna religión o credo particular. Están por encima de ese tipo de distinciones. Ellos pertenecen a toda la humanidad." - Swami Rama

"Sirve, ama, da, purifícate, medita y realízate. Sé bueno, haz el bien, sé amable y compasivo. Pregúntate: ¿Quién soy yo? Conoce el Ser y sé libre." - Sri Swami Sivananda Maharaj

"No te quedes sentado en forma ociosa. Sabe que tú eres Divino en tu naturaleza esencial. Tú no has venido aquí a llorar y a lamentarte. Afirma tu Divina naturaleza. Despierta! Levántate! Tú eres un peregrino en el sendero de la Verdad." - Swami Chidananda
Si hay una constante en todas las fuentes de yoga, esa es su insistencia en el carácter “secreto” de su enseñanza. El secretismo es la forma de salvaguardar la transmisión íntegra y protegerla de contaminaciones externas. Aunque actualmente el acceso a todo tipo de información es libre, rápido y cómodo, el carácter secreto del yoga sigue estando vigente. Cabe distinguir entre “información”, a la cual se puede acceder de manera casi ilimitada, y “conocimiento”, cuyo acceso está tan restringido hoy como siempre lo ha estado. En la tradición india, el conocimiento es un bien que se merece y conquista, no un derecho que tienen todos los hombres por igual, a modo de como se entiende en el mundo moderno. Tradicionalmente, el acceso a los textos clásicos estaba restringido a iniciados en yoga, principalmente porque su comprensión dependía directamente de su práctica. De esta forma, se evitaban malas lecturas manteniendo la escritura en secreto. Actualmente, casi todo el mundo puede tener acceso a la lectura de estas obras o a alguna de sus traducciones. Sin embargo, de todos los que tendrían acceso a la lectura, verdaderamente muy pocos se interesarán por las obras, y de esos, otros pocos las leerán. De esos escasos lectores, alguno será practicante de yoga. Y de esos practicantes, quizá alguno llegue a comprender su contenido. De esta manera, se puede entender que la restricción de este tipo de textos sigue siendo la misma que cuando fueron redactados por primera vez. La única diferencia es que tradicionalmente se evitaban las lecturas inapropiadas a través del secretismo, y en el mundo moderno, el libre acceso a la información propicia que algunos confundan “información” con “conocimiento”. Más allá de esas distinciones, el conocimiento verdadero sigue estando protegido como siempre lo estuvo. - José A. Offroy

domingo, 3 de noviembre de 2013

LAS CUATRO TRADICIONES DEL BUDISMO TIBETANO

En el siglo VII, el rey-emperador Songtsen Gambo que reinó del 627 al 649, dada la imposibilidad de construir un monasterio budista en el Tíbet, debido a la influencia dominante de la religión animista de la época, mando una delegación hacia la India con el propósito de invitar a uno de los maestros budistas más reputados de la época, Padmasambava. Este gran yogui aceptó ir al Tíbet y construyó el primer monasterio budista, el de Samye. Comenzó también su tarea de dar enseñanzas y transmisiones. Tuvo
veinticinco discípulos importantes, de entre los cuales uno pertenecía a la santa familia Khön, cuyo heredero en la actualidad es S.S. Sakya Trizin. La unión de estos primeros discípulos, dio origen a la primera escuela budista tibetana, que toma el nombre de escuela antigua o ñingmapa.

 Guru Rimpoche Padmasambhava

La orden Ñingma fue fundada en el S. VIII a partir del legado de los primeros introductores del budismo en el Tíbet. Tiene el poder y la simplicidad característicos de todas las instituciones fundacionales, y entre los tibetanos existe un dicho según el cual las enseñanzas ñingmas eran para casi-budas. Sin duda, los primeros ñingmapas se distinguían por su inteligencia, una energía y una dedicación casi sobrehumanas.

Padmasambhava y los otros maestros ñingmas fueron los primeros en someter las deidades de la naturaleza del Tíbet y, probablemente a causa de esto, los ritos ñingmas todavía son utilizados directa e indirectamente por las otras órdenes en los esfuerzos por mantenerse en armonía con el entorno.

La orden Sakya, que surgió a mediados del S. XI, tenía una actitud crítica respecto a la segunda transmisión del budismo en el Tíbet. Sus fundadores descienden de los primeros discípulos de los maestros indios Padmasambava y Shantarakshita. Los sakyapas no solo se distinguen por su bondad y santidad, sino también por su profundidad de realización y por una vasta erudición. Los fundadores de la orden procedían de una familia de las clases dirigentes, los Khön, de la región meridional de Tsang, los cuales aportaron una gran habilidad organizadora a la administración de los primeros tiempos de los sakyapas.

La contribución de la orden sakya ha sido enorme en lo referente a la educación de monjes y monjas, a la traducción y edición de numerosos textos budistas clásicos y a la redacción de tratados de una extraordinaria belleza y lucidez; también destacan por haber encargado importantes obras de arte e, incluso, durante los tiempos difíciles del imperio mongol, por haber sabido gobernar con gran prudencia y humanidad.

La orden Kagyu fue fundada en el S. XI por el traductor Marpa (1012-1098) y por el santo y poeta tibetano Milarepa (1040-1123) a partir de las enseñanzas esotéricas y contemplativas derivadas de los mahasidas indios Tilopa y Naropa. Su gran atractivo reside, pues, en la fuerza de sus tradiciones yóguicas y en el brillante carisma de sus maestros. Los kagyupas originaron las pautas budistas de liderazgo, distintivamente tibetanas, basándose en lamas reencarnados de santidad especial, con lo que rompieron la pauta de dominio por parte de una familia dirigente tradicional e hizo posible su amplia propagación geográfica.

La orden Gelupa se llama a veces el nuevo Kadam, en reconocimiento del hecho que su fundador, el activo visionario Tsong Khapa (1357-1415), se consideraba a sí mismo el renovador de las enseñanzas del gran maestro bengalí del S. XI, Atisha. Inspirado por el futuro Buda Maitreya, Tsong Khapa hizo todos los esfuerzos posibles para garantizar que la enseñanza budista siguiese llegando a un público cada vez más amplio. Sus enseñanzas destacan por su carácter aglutinador, ya que derivan de las enseñanzas prácticas de todas las órdenes tibetanas anteriores (...) las enseñanzas de la orden Gelupa fueron ideadas para adaptarse a la gente más sencilla.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...