TATVAMASI "Tú eres eso" - AHAM BRAHMASMI " Yo soy Brahman" - AYAMATMA BRAHMAN "Este Yo es Brahman" - PRAJÑANAM BRAHMAN "La Conciencia es Brahman" - SATCHIDANANDAM BRAHMAN "La eterna existencia, la conciencia eterna, la eterna paz es Brahman".
"Mi enseñanza no es una filosofía. Es el resultado de experiencia directa. Mi enseñanza es un medio de practicar, no algo a lo que aferrarse o motivo de adoración. Mi enseñanza es como una balsa que permite cruzar el río. Sólo un tonto llevaría la balsa de vuelta después de haber llegado y alcanzado la otra orilla de la liberación. " - Buddha
"Los grandes sabios no se identifican con ninguna religión o credo particular. Están por encima de ese tipo de distinciones. Ellos pertenecen a toda la humanidad." - Swami Rama

"Sirve, ama, da, purifícate, medita y realízate. Sé bueno, haz el bien, sé amable y compasivo. Pregúntate: ¿Quién soy yo? Conoce el Ser y sé libre." - Sri Swami Sivananda Maharaj

"No te quedes sentado en forma ociosa. Sabe que tú eres Divino en tu naturaleza esencial. Tú no has venido aquí a llorar y a lamentarte. Afirma tu Divina naturaleza. Despierta! Levántate! Tú eres un peregrino en el sendero de la Verdad." - Swami Chidananda
Si hay una constante en todas las fuentes de yoga, esa es su insistencia en el carácter “secreto” de su enseñanza. El secretismo es la forma de salvaguardar la transmisión íntegra y protegerla de contaminaciones externas. Aunque actualmente el acceso a todo tipo de información es libre, rápido y cómodo, el carácter secreto del yoga sigue estando vigente. Cabe distinguir entre “información”, a la cual se puede acceder de manera casi ilimitada, y “conocimiento”, cuyo acceso está tan restringido hoy como siempre lo ha estado. En la tradición india, el conocimiento es un bien que se merece y conquista, no un derecho que tienen todos los hombres por igual, a modo de como se entiende en el mundo moderno. Tradicionalmente, el acceso a los textos clásicos estaba restringido a iniciados en yoga, principalmente porque su comprensión dependía directamente de su práctica. De esta forma, se evitaban malas lecturas manteniendo la escritura en secreto. Actualmente, casi todo el mundo puede tener acceso a la lectura de estas obras o a alguna de sus traducciones. Sin embargo, de todos los que tendrían acceso a la lectura, verdaderamente muy pocos se interesarán por las obras, y de esos, otros pocos las leerán. De esos escasos lectores, alguno será practicante de yoga. Y de esos practicantes, quizá alguno llegue a comprender su contenido. De esta manera, se puede entender que la restricción de este tipo de textos sigue siendo la misma que cuando fueron redactados por primera vez. La única diferencia es que tradicionalmente se evitaban las lecturas inapropiadas a través del secretismo, y en el mundo moderno, el libre acceso a la información propicia que algunos confundan “información” con “conocimiento”. Más allá de esas distinciones, el conocimiento verdadero sigue estando protegido como siempre lo estuvo. - José A. Offroy

sábado, 30 de noviembre de 2013

LAS TABLAS ESMERALDA DE THOTH - Hermes Trismegisto - part 2


Tabla III – La Clave de la Sabiduría

Yo, Thoth, El Atlante, doy mi sabiduría, doy mi conocimiento, doy mi poder. Libremente lo doy a los hijos de los hombres. Dado eso que ellos, también, tengan sabiduría para brillar desde el velo de la noche a través del mundo.

La sabiduría es poder y el poder es sabiduría, una con la otra, perfeccionando el todo.

No seas orgulloso, Oh hombre, en tu sabiduría. Conversa con el ignorante así como también con el sabio. Si alguien llega a ti lleno de conocimiento, escucha y pon atención, puesto que la sabiduría es todo.

No te mantengas en silencio cuando lo malo sea hablado por Verdad, como el sol brilla sobre todo. Aquel que sobrepasare la Ley castigado será, puesto que solamente a través de la Ley llega la libertad de los hombres. Que no te cause miedo, ya que el miedo es un límite, un grillete que ata a los hombres a la oscuridad.

Sigue tu corazón durante tu vida. Haz más de lo que es esperado de ti. Cuando hayas ganado riquezas, sigue tu corazón, puesto que éstas de provecho no son si tu corazón está cansado. No disminuyas el tiempo de seguir a tu corazón. Es aborrecimiento del alma.

Aquellos que son guiados no se pierden, pero esos que están perdidos no pueden encontrar un sendero recto. Si andas entre los hombres, hazlo por ti mismo, Ama, el inicio y el fin del corazón.

Si alguien viniere a ti por consejo, deja que hable libremente, que aquello por lo que ha venido a ti sea hecho. Si duda en abrir su corazón a ti, es por causa tuya, el juicio, es incorrecto.

No repitas un diálogo extravagante, ni lo escuches, puesto que es la palabra de uno que no está en equilibrio. No hables de eso, para que el que esté frente a ti conozca la sabiduría.

El silencio es de gran beneficio. Una abundancia de diálogo no es de provecho. No exaltes tu corazón sobre los hijos de los hombres, para que no sea llevado más abajo que el polvo.

Si eres grande entre los hombres, sé honrado por el conocimiento y la gentileza. Si buscas conocer la naturaleza de un amigo, no pidas su compañía, sino pasa un tiempo a solas con él. Debate con él, probando su corazón por sus palabras y su porte.

Eso que va a guardarse debe surgir, y las cosas que son tuyas deben compartirse con un amigo.

El conocimiento considerado por el tonto como ignorancia, y las cosas que son de provecho son hirientes para él. Él vive en la muerte. Es, por lo tanto, su alimento.

El hombre sabio permite que su corazón se desborde, pero mantiene en silencio su boca. Oh hombre, escucha a la voz de la sabiduría, escucha a la voz de la luz.

Misterios existen en el Cosmos que revelados llenan al mundo con su luz. Permitan al que sería libre de los límites de la oscuridad primero distinga lo material de lo no material, el fuego de la tierra, puesto que sepan que cuando la tierra desciende a la tierra, así también el fuego desciende sobre el fuego y se vuelve uno con el fuego. Aquel que conoce el fuego que está en su interior ascenderá hacia el fuego eterno y morará en él eternamente.

El fuego, el fuego interno, es la más potente de toda fuerza, puesto que sobrepasa las cosas y penetra a todas las cosas de la Tierra. El hombre se soporta solamente hasta donde pueda resistir. Así que la Tierra debe resistir al hombre si no existiera.

Todos los ojos no ven con la misma visión, puesto que para uno un objeto parece de una forma y color y diferente para el ojo de otro. Así también el fuego infinito, cambiando de color a color, nunca es el mismo día a día.

Así, hablo yo, THOTH, de mi sabiduría, puesto que un hombre es un fuego ardiendo a través de la noche; nunca es apagado en el velo de la oscuridad, nunca es apagado por el velo de la noche.

Dentro de los corazones de los hombres, busqué mi sabiduría, no los encontré libres de la esclavitud de la disputa. Liberen de las dificultades, a su fuego, oh mi hermano, ¡para que no sean sepultados en la sombra de la noche!

Escucha, oh hombre, y escucha esta sabiduría: ¿en dónde termina el nombre y la forma? Solamente en la conciencia, invisible, una fuera infinita de resplandor brilla. Las formas que creas iluminando su visión son verdaderamente efectos que siguen tu causa.

El hombre es una estrella ligada a un cuerpo, hasta el final, él es liberado a través de su contienda. Solamente por medio de lucha y trabajo lo más duro que puedas, la estrella dentro de ti brotará a una nueva vida. Para el que conoce el comienzo de todas las cosas, libre es su estrella del reino de la noche.

Recuerda, oh hombre, que todo lo que existe solamente es otra forma de eso que no existe. Todo lo que tiene ser está pasando a otro ser y tu mismo no eres una excepción.

Considera la Ley, puesto que todo es Ley. No busques eso que no sea de la Ley, puesto que tal cosa existe solamente en las ilusiones de los sentidos. La sabiduría llega a todos sus hijos incluso cuando ellos vienen a la sabiduría.

Todo a través de las eras, ha sido escondido de la luz. Despierta, oh hombre, y se sabio.

En lo profundo de los misterios de la vida he viajado, buscando e indagando eso que está escondido.

Escúchate, oh hombre, y se sabio. Lejos debajo de la corteza terrestre, en los Salones de Amenti, misterios vi que están escondidos de los hombres.

Con frecuencia he caminado por el profundo pasaje escondido, mirado en la Luz que es la Vida entre los hombres. Ahí debajo de las flores de la Vida siempre viviente, busqué los corazones y los secretos de los hombres. Encontré que el hombre está viviendo en la oscuridad, la luz del gran fuego está escondida en el interior.

Ante los Señores de la escondida Amenti aprendí la sabiduría que doy a los hombres.

Maestros son ellos de la gran Sabiduría Secreta, traída del futuro del fin de la infinidad. Siete son ellos, los Señores de Amenti, señores ellos de los Niños de la Mañana, Soles de los ciclos, Maestros de Sabiduría.

¿No están formados ellos como los hijos de los hombres? TRES, CUATRO, CINCO Y SEIS, SIETE, OCHO, NUEVE son los títulos de los Maestros de los hombres.

Del distante futuro, sin forma no obstante formándose, llegaron ellos como maestros para los hijos de los hombres. Viven ellos para siempre, no obstante no de la vida, sin lazos a la vida y no obstante libres de la muerte.

Gobiernan ellos para siempre con infinita sabiduría, ligados sin estar ligados a los oscuros Salones de la Muerte. La vida que ellos tienen, vida que no es vida, libres de todo ellos son los Señores del TODO.

De ellos surgió el Logos, instrumentos ellos del poder sobre todo. Vasto es su semblante, no obstante escondidos en la pequeñez, formados por una formación, conocidos pero desconocidos.

TRES mantiene la clave de toda la magia escondida, creador él de los salones de los Muertos; enviando poder, envolviendo con oscuridad, atando a las almas de los hijos de los hombres; enviando la oscuridad, atando la fuerza del alma; director de lo negativo de los hijos de los hombres.

CUATRO es el que suelta el poder. Señor, él, de la Vida de los hijos de los hombres. La luz es su cuerpo, la flama es su semblante; libertador de almas para los hijos de los hombres.

CINCO es el maestro, el Señor de toda la magia – Llave a La Palabra que resuena entre los hombres.

SEIS es el Señor de la Luz, el camino oculto, camino de las almas de los hijos de los hombres.

SIETE es aquel que es el Señor de la vastedad, maestro del Espacio y la llave de los Tiempos.

OCHO es el que pone orden al progreso; pesa y equilibra el viaje de los hombres.

NUEVE es el padre, vasto es su semblante, formándose y cambiando de lo que no tiene forma.

Medita sobre los símbolos que te doy. Claves son ellos, aunque escondidas de los hombres.

Ve siempre hacia arriba, oh Alma de la mañana. Gira tus pensamientos hacia la Luz y la Vida. Encuentra las claves de los números que te traigo, ilumina el camino de la vida hacia la vida.

Busca con sabiduría. Lleva tus pensamientos al interior. No cierres tu mente a la flor de la Luz.

Coloca en tu cuerpo una imagen formada de pensamiento. Piensa en los números que te guían a la Vida.

Claro es el camino al que tiene sabiduría. Abre la puerta al Reino de la Luz.

Vierte tu flama como un Sol de la mañana. Apaga la oscuridad y vive en el día.

Toma, ¡oh hombre! Como parte de tu ser, a los Siete que son pero no son como parecen. He abierto, ¡oh hombre!, yo mi sabiduría. Sigue el camino en la forma que he guiado.

Maestros de Sabiduría. SOL de la LUZ DE LA MAÑANA y VIDA para los hijos de los hombres.


Tabla IV - El Nacido del Espacio 

Escucha, oh hombre, la voz de la sabiduría, escucha la voz de THOTH, el Atlante.

Libremente doy a ustedes mi sabiduría, reunida del tiempo y espacio de este ciclo; maestro de los misterios, SOL de la mañana, viviendo por siempre, un niño de la LUZ, brillando con resplandor, estrella de la mañana.

THOTH el maestro de los hombres, es de TODOS. Hace mucho tiempo, yo en mi niñez, yacía debajo de las estrellas en la hace tiempo enterrada ATLÁNTIDA, soñando con los misterios lejos de los hombres.

Entonces en mi corazón creció un gran anhelo por conquistar el camino que guiaba a las estrellas. Año tras año, busqué la sabiduría, buscando nuevo conocimiento, siguiendo el camino, hasta que al fin mi ALMA, en gran labor, se liberó de su esclavitud y se apartó.

Libre fui de la esclavitud del hombre terrestre. Libre del cuerpo, destellé a través de la noche. Abierto para mí, al fin, estaba el espacio estelar. Libre fui de la esclavitud de la noche. Ahora en el fin del espacio busqué sabiduría, mucho más allá del conocimiento del hombre finito.

Lejos en el espacio, mi ALMA viajó libremente hacia el círculo de luz de la infinidad. Extraños, más allá del conocimiento, eran algunos de los planetas, grandes y gigantes, más allá de los sueños de los hombres.

No obstante encontré la Ley, en toda su belleza, trabajando a través y entre ellos como aquí entre los hombres.
Proyecté mi alma a través de la belleza de la infinidad, lejos a través del espacio volé con mis pensamientos.
Descansé ahí en un planeta de belleza. Variedades de armonía llenaban el aire.

Formas habían, moviéndose en Orden, grandes y majestuosas como estrellas en la noche; organizadas en armonía, en equilibrio ordenadas, símbolos de lo Cósmico, como en la Ley.

Muchas de las estrellas pasé en mi viaje, muchas de las razas de los hombres en sus mundos; algunos llegando alto como las estrellas de la mañana, algunos cayendo bajo en la negrura de la noche.

Todos y cada uno de ellos luchando, ganando las alturas y sondando, moviéndose a veces en los planos de la brillantez, viviendo a través de la oscuridad, ganando la Luz.

Sabe, oh hombre, que la Luz es tu herencia. Sabe que la oscuridad solamente es un velo. Sellado en tu corazón está el resplandor eterno, esperando el momento de libertad para conquistar, esperando por desgarrar el velo de la noche.

Algunos encontré que habían conquistado lo etéreo. Libres del espacio estaban ellos no obstante eran hombres. Usando la fuerza que es la base de TODAS las cosas, lejos en el espacio construyeron ellos un planeta, atraídos por la fuerza que fluye a través de TODO; condensando, fusionando lo etéreo en formas, que crecieron como ellos desearon.

Aventajados en ciencias, ellos, todas las razas, poderosos en sabiduría, hijos de las estrellas. Largo tiempo me detuve, observando su sabiduría. Los vi crear de las gigantescas ciudades etéreas de rosas y oro. Formadas del elemento primario, base de toda la materia, lo etéreo extenso.

Lejos en el pasado, ellos habían conquistado lo etéreo, liberados de la esclavitud del trabajo duro; formaban en su mente solamente una imagen y rápidamente se creaba, crecía.

Después, mi alma se apresuró, a través del Cosmos, siempre viendo, cosas nuevas y viejas; aprendiendo que el hombre verdaderamente es nacido del espacio, un Sol del Sol, un hijo de las estrellas.

Sus cuerpos no son nada más que planetas girando alrededor de sus centros solares.

Cuando hayan ganado la luz de toda la sabiduría, libres serán para brillar en lo etéreo - uno de los Soles que brilla en la oscuridad exterior - uno de los nacidos del espacio que llegó a ser Luz.

Así como las estrellas a tiempo pierden su brillo, la luz pasa de ellas a la gran fuente, así, oh hombre, el alma pasa hacia delante, dejando detrás la oscuridad de la noche.

Formado tú, de lo etéreo primario, lleno con el brillo que fluye de la fuente, atado por lo etéreo fusionado alrededor, no obstante siempre ardiendo hasta que, al fin, eres libre.

Viajé yo a través del espacio-tiempo, sabiendo que mi alma, al fin, era puesta en libertad, sabiendo que ahora debo buscar la sabiduría. Hasta que al final, pasé a un plano, oculto del conocimiento, no conocido para la sabiduría, una extensión más allá de todo lo que conocemos.

Ahora, oh hombre, cuando tuve este conocimiento, feliz mi alma creció, puesto que ahora era libre. Escucha, tu nacido del espacio, escucha mi sabiduría; no sabes que tú, también, serás libre.

Escucha nuevamente, oh hombre, a mi sabiduría, que escuchando, tú también, puedes vivir y ser libre. No de la tierra eres tú – terrestre, sino hijo de la Infinita Luz Cósmica.

¿No sabes tú, oh hombre, de tu herencia? ¿No sabes que tú eres verdaderamente de la Luz? Sol del Gran Sol, cuando ganas sabiduría, verdaderamente conciente eres de tu parentesco con la Luz.

Ahora, a ti, doy mi conocimiento, libertad para andar por el camino que he caminado, mostrándote verdaderamente cómo, con esfuerzo, anduve por el camino que lleva a las estrellas.

Escúchate, oh hombre, y conoce tu esclavitud, sábete cómo liberarte de los problemas. Fuera de la oscuridad te elevarás, uno con la Luz y uno con las estrellas.

Sigue siempre el camino de la sabiduría. Solamente desde aquí te elevas desde abajo. El destino del hombre siempre lo lleva hacia delante, hacia las Curvas del TODO infinito.

Sábete, oh hombre, que todo el espacio está ordenado. Solamente por medio del Orden eres Uno con el TODO. El Orden y el Equilibrio son la Ley del Cosmos. Síguela y serás Uno con el TODO.

Aquel que siguiera el camino de la sabiduría, abierto debe estar a la flor de la vida, extendiendo su conciencia fuera de la oscuridad, fluyendo a través de tiempo y del espacio en el TODO.

Profundo en el silencio, primero debes perdurar hasta que al fin seas libre del deseo, libre del anhelo de hablar en el silencio.

Conquista por el silencio, la esclavitud de las palabras. Absteniéndote de comer hasta que hayamos conquistado el deseo por la comida, que es la esclavitud del alma.

Después yace en la oscuridad. Cierra tus ojos de los rayos de la Luz. Centra tu fuerza del alma en el lugar de tu conciencia, liberándola de las ataduras de la noche.

Coloca en tu mente la imagen que desees. Imagina el lugar que desees ver. Vibra de aquí para allá con tu poder. Desaten el alma de su noche. Ferozmente debes sacudirte con todo tu poder hasta que al final su alma sea libre.

Poderosa más allá de las palabras es la flama de lo Cósmico, colgando en los planos, desconocida para el hombre; poderosa y equilibrada, moviéndose en Orden, música de las armonías, mucho más allá del hombre.

Hablando con música, cantando con color, arde desde el inicio de TODA la eternidad. Chispa de la flama son ustedes, oh mis niños, ardiendo con color y viviendo con música. Escuchen la voz y ustedes serán libres.

La libre conciencia está fusionada con lo Cósmico, Una con el Orden y Ley del TODO. Que no sabes hombre, que de la oscuridad, la Luz surgirá, un símbolo del TODO.

Haz esta oración por logro o sabiduría. Ora por la llegada de la Luz al TODO.

Poderoso ESPÍRITU de LUZ que brilla a través del Cosmos, lleva mi flama más cerca en armonía hacia ti.

Eleva mi fuego de la oscuridad, magneto del fuego que Uno con el TODO. Eleva mi alma, tú poderoso y fuerte.

Hijo de la Luz, no te apartes. Llévame en poder para fundirme en tu horno; Uno con todas las cosas y todas las cosas en Uno, fuego del esfuerzo de vida y Uno con el Cerebro.

Cuando hayas liberado tu alma de su esclavitud, sábete que para ti la oscuridad se ha ido. Siempre a través del espacio puedes buscar sabiduría, atados no están los grilletes en la carne.

Hacia delante y arriba hacia la mañana, destella libre, oh Alma, hacia los planos de la Luz. Muévete en Orden, muévete en Armonía, libremente te moverás con los Hijos de la Luz.

Busca y conoce, mi LLAVE a la Sabiduría. Así, oh hombre, seguramente serás libre.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...