TATVAMASI "Tú eres eso" - AHAM BRAHMASMI " Yo soy Brahman" - AYAMATMA BRAHMAN "Este Yo es Brahman" - PRAJÑANAM BRAHMAN "La Conciencia es Brahman" - SATCHIDANANDAM BRAHMAN "La eterna existencia, la conciencia eterna, la eterna paz es Brahman".
"Mi enseñanza no es una filosofía. Es el resultado de experiencia directa. Mi enseñanza es un medio de practicar, no algo a lo que aferrarse o motivo de adoración. Mi enseñanza es como una balsa que permite cruzar el río. Sólo un tonto llevaría la balsa de vuelta después de haber llegado y alcanzado la otra orilla de la liberación. " - Buddha
"Los grandes sabios no se identifican con ninguna religión o credo particular. Están por encima de ese tipo de distinciones. Ellos pertenecen a toda la humanidad." - Swami Rama

"Sirve, ama, da, purifícate, medita y realízate. Sé bueno, haz el bien, sé amable y compasivo. Pregúntate: ¿Quién soy yo? Conoce el Ser y sé libre." - Sri Swami Sivananda Maharaj

"No te quedes sentado en forma ociosa. Sabe que tú eres Divino en tu naturaleza esencial. Tú no has venido aquí a llorar y a lamentarte. Afirma tu Divina naturaleza. Despierta! Levántate! Tú eres un peregrino en el sendero de la Verdad." - Swami Chidananda
Si hay una constante en todas las fuentes de yoga, esa es su insistencia en el carácter “secreto” de su enseñanza. El secretismo es la forma de salvaguardar la transmisión íntegra y protegerla de contaminaciones externas. Aunque actualmente el acceso a todo tipo de información es libre, rápido y cómodo, el carácter secreto del yoga sigue estando vigente. Cabe distinguir entre “información”, a la cual se puede acceder de manera casi ilimitada, y “conocimiento”, cuyo acceso está tan restringido hoy como siempre lo ha estado. En la tradición india, el conocimiento es un bien que se merece y conquista, no un derecho que tienen todos los hombres por igual, a modo de como se entiende en el mundo moderno. Tradicionalmente, el acceso a los textos clásicos estaba restringido a iniciados en yoga, principalmente porque su comprensión dependía directamente de su práctica. De esta forma, se evitaban malas lecturas manteniendo la escritura en secreto. Actualmente, casi todo el mundo puede tener acceso a la lectura de estas obras o a alguna de sus traducciones. Sin embargo, de todos los que tendrían acceso a la lectura, verdaderamente muy pocos se interesarán por las obras, y de esos, otros pocos las leerán. De esos escasos lectores, alguno será practicante de yoga. Y de esos practicantes, quizá alguno llegue a comprender su contenido. De esta manera, se puede entender que la restricción de este tipo de textos sigue siendo la misma que cuando fueron redactados por primera vez. La única diferencia es que tradicionalmente se evitaban las lecturas inapropiadas a través del secretismo, y en el mundo moderno, el libre acceso a la información propicia que algunos confundan “información” con “conocimiento”. Más allá de esas distinciones, el conocimiento verdadero sigue estando protegido como siempre lo estuvo. - José A. Offroy

jueves, 4 de abril de 2013

PRINCIPIOS DE LA YOGA MUDRA - Swami Asuri Kapila

El misterioso, místico y mudo lenguaje del Espíritu y de los Excelsos Seres que moran en los planos invisibles superiores de nuestro mundo físico.

La Suprema divinidad creó todo el Universo con el pensamiento y la palabra y lo sintetizó con el gesto. Cuando se dijo “Fiat Lux et Luz facta est” las manos creadoras realizaron el gran milagro concebido por el Pensamiento y expresado por la Voz. 

La comprensión y asimilación de este mágico lenguaje mudo no es, naturalmente, fácil de interpretar, siendo necesario tener desarrollada una supersensibilidad en lo referente a las formas plásticas además de una posibilidad de desarrollo de la visión etérica que permita, así, ver, sentir y vivir el misterioso, místico y sagrado lenguaje desarrollado por los habitantes de la cuarta, quinta, sexta y séptima dimensiones del espacio. 

Este articulo va dedicado a todos aquellos que ya han rendido un verdadero culto a lo bello y a los que, aunque no hayan desarrollado una visión del mundo suprafisico, tengan una exquisita sensibilidad que les permita, por lo menos, vibrar armoniosamente con aquel mundo de maravillas, primer paso hacia la realización.

Se ha dado el nombre de mudras a un conjunto de signos secretos que se hacen con las manos y los dedos. Las mudras son también “sellos místicos” proyectados en el éter por medio de las manos y dedos, creando así, en el espacio, verdaderos puntos magnéticos de protección, proyección e irradiación que son, para el verdadero iniciado y mago, puntos de apoyo para su trabajo místico y su relación con el mundo invisible. Las mudras han sido siempre el verdadero código de comunicación entre los iniciados de Oriente y de Occidente; ellas encierran y sintetizan toda la alta ciencia oculta. Cuando Iniciados de Oriente y de Occidente encuéntranse frente a frente, solamente con las mudras pueden, llegado el caso, establecer entre si un verdadero lenguaje que les permite conocer el grado y la jerarquía que poseen y también transmitirse el alto conocimiento. Así corno dos mudras pueden entenderse por los movimientos de sus dedos y manos cuando forman las letras del alfabeto con signos especiales, así también cuando un Iniciado quiere ponerse en contacto con los Altos Seres de los planos superiores, pone en acción un lenguaje mudo expresado con los dedos y que, ayudado por la palabra y el pensamiento, acrecienta su poder, llegando así adonde debe llegar, provocando inmediatamente una intercomunicación entre los dos planos.

Todos los seres de los diferentes planos de la Naturaleza poseen su propio lenguaje, los peces, los pájaros, las plantas, etc., los cuales se comunican entre sí con los medios de expresión correspondientes a sus naturalezas. ¿Por qué, entonces, los Seres más evolucionados que nosotros y que por esa misma razón pertenecen a planos más elevados que el nuestro, no han de tener el suyo? Los seres humanos necesitan, para comunicarse entre sí, la palabra emitida por la laringe, palabra que les permite expresar todos sus pensamientos, deseos, alegrías y dolores. 

Cuanto más evolucionado es un ser, en nuestro mundo, menos palabras necesita para expresarse y, a medida que va adquiriendo sabiduría, menos hablar necesita, pues todo lo expresa telepáticamente; mientras que, a la inversa, cuanto menos evolucionado es un ser más palabras necesita, llegando a hablar continuamente ya que no está acostumbrado a pensar y necesitando por tanto vivir en el bullicio. El lenguaje del necio es alborotador, estridente, agrio y continuado. El lenguaje del sabio es suave, dulce, pausado y…silencioso.

Hemos dicho que las mudras son no solamente signos secretos, sino también antiguos caracteres sánscritos de mágica eficacia. Los antiguos Hierofantes de Egipto, los Sacerdotes de todas las Religiones, los Iniciados, Cabalistas, los Lamas del Tíbet, etc., hablaban también, mediante las mudras, un lenguaje místico y simbólico. La propia Iglesia Católica emplea ciertos signos mágicos.

Los Papas reciben en e momento de la transmisión de su alto grado jerárquico, una verdadera colección de mudras que les han de servir para transmitir la bendición.

Hemos dicho que, cuanto más evolucionado era un ser, menos palabras necesitaba para expresar su pensamiento. Vamos a ver ahora, de qué manera se valen los Seres que habitan en las esferas superiores y que son invisibles a nuestros ojos y sentidos, para comunicarse de vez en cuando con nosotros.

Como a ellos no les es posible emplear un lenguaje idéntico al nuestro, ya que en la modalidad de vida del plano al cual pertenecen no existe el lenguaje por la laringe, en la forma en que lo percibimos nosotros con nuestra limitada comprensión, se expresan mediante signos plásticos, luminosos y coloreados, variables según los planos de evolución a que pertenecen. Si un elevado Ser deseara comunicarse con algún mortal en un Templo u otro lugar, se valdrá de una persona que esté en afinidad vibratoria con Él, lo que implica una preparación previa de la misma por parte del Maestro en esta o en anteriores encarnaciones. En este caso el Maestro se expresa, valiéndose del discípulo o

Chela el cual reproducirá, así, los pensamientos, palabras o gestos de Él. En tal forma, el Maestro podrá impartir, por medio de las manos del discípulo, bendiciones, proyecciones de fuerza magnética etc., que llegarán a influenciar el ambiente, objetos y seres reunidos en el Templo donde la operación mágica se realiza. Se explica así, la especial vibración etérica en dicho ambiente por muchos percibible, los resultados terapéuticos obtenidos sobre enfermos presentes o lejanos y la presencia de otros Maestros que, por dicha vibración etérica, son atraídos. 

Si una persona, en lugar cerrado, esparciera con un tenue pulverizador un perfume e hiciera día a día esta operación, llegaría un momento en que dicho lugar quedaría tan saturado de perfume que nadie, extraño al lugar, podría entrar en él y allí resistir por mucho tiempo, por falta de adaptación progresiva.

Así pasa con los Seres Elevados. Ellos, a veces, nos saturan con sus manos etéricas a través de manos humanas, que calzan como guantes, de la persona que les sirve de intermediario de su poderoso magnetismo, para curar, bendecir, armonizar, proteger y elevar nuestra tónica vibratoria, preparándola así para que, poniéndose pura y limpia, pueda el Maestro hacerse presente.

Todos los Maestros de las antiguas escuelas secretas Yogacharyas del Budismo del Norte, los Tantrikas Indos y los Lamas del Tíbet se comunican por este medio con sus discípulos después que estos hayan recibido la gran Iniciación. Si los seres humanos pudiesen ver lo que pasa en aquellos instantes, cuando algunos grandes Seres nos brindan la dicha tan poco común de visitarnos y por intermedio de sus Chelas nos transmiten toda una bendición, toda una revelación, nos quedaríamos asombrados y lo único que podríamos hacer en aquellos instantes es caer de rodillas y dar las gracias con nuestros corazones llenos de devoción por aquel privilegio otorgado. Veríamos que, por las manos, salen verdaderos chorros de fuego de todos los colores, que el éter de nuestro ambiente se va transformando poco a poco hasta adquirir, a veces, un color azul, celeste, amarillo, violeta, plateado o dorado, según la jerarquía espiritual de! visitante. Veríamos que, a veces, éstas fuerzas trabajan sobre nuestros vehículos inferiores para acelerar así su evolución y abrirnos nuevos horizontes que nos permitirán ser más buenos y puros y también nos prepararán el camino iniciático en el cual nos estará permitido estar frente a frente con nuestro Maestro.

Cada movimiento expresa algún sentido. Cada mudra expresa alguna sensación. Daremos un ejemplo con las cinco mudras que publicamos.


  • La mudra N.º 1 es llamada Abhaya Mudra y proyecta una energía de seguridad y protección.
  • La N.° 2, Anjali Hasta Mudra, un gesto de adoración, imploración a la Divinidad.
  • La N.° 3, Dhyana Mudra, es una postura de meditación.
  • La N.º 4, Shuci Hasta Mudra, es un signo de polarización.
  • La N.° 5, Kartari Mukha Mudra, la que tiene la virtud de poner en acción la electricidad del cuerpo cuando se conocen los polos eléctricos y magnéticos del cuerpo humano. 


Hacemos votos para que estas migajas de la ciencia mágica puedan llegar a despertar nuevos conocimientos y comprensión en todos aquellos que cultivan el deseo de sentir más cerca de ellos el llamado del Maestro.

Que las santas manos de los Gurues bendigan constantemente a todos los seres del mundo y que, a través de las mudras, nos envíen todo el misterioso lenguaje de su Sapiencia.


OM TAT SAT.

Fuente: revista "La Iniciación".

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...