TATVAMASI "Tú eres eso" - AHAM BRAHMASMI " Yo soy Brahman" - AYAMATMA BRAHMAN "Este Yo es Brahman" - PRAJÑANAM BRAHMAN "La Conciencia es Brahman" - SATCHIDANANDAM BRAHMAN "La eterna existencia, la conciencia eterna, la eterna paz es Brahman".
"Mi enseñanza no es una filosofía. Es el resultado de experiencia directa. Mi enseñanza es un medio de practicar, no algo a lo que aferrarse o motivo de adoración. Mi enseñanza es como una balsa que permite cruzar el río. Sólo un tonto llevaría la balsa de vuelta después de haber llegado y alcanzado la otra orilla de la liberación. " - Buddha
"Los grandes sabios no se identifican con ninguna religión o credo particular. Están por encima de ese tipo de distinciones. Ellos pertenecen a toda la humanidad." - Swami Rama

"Sirve, ama, da, purifícate, medita y realízate. Sé bueno, haz el bien, sé amable y compasivo. Pregúntate: ¿Quién soy yo? Conoce el Ser y sé libre." - Sri Swami Sivananda Maharaj

"No te quedes sentado en forma ociosa. Sabe que tú eres Divino en tu naturaleza esencial. Tú no has venido aquí a llorar y a lamentarte. Afirma tu Divina naturaleza. Despierta! Levántate! Tú eres un peregrino en el sendero de la Verdad." - Swami Chidananda
Si hay una constante en todas las fuentes de yoga, esa es su insistencia en el carácter “secreto” de su enseñanza. El secretismo es la forma de salvaguardar la transmisión íntegra y protegerla de contaminaciones externas. Aunque actualmente el acceso a todo tipo de información es libre, rápido y cómodo, el carácter secreto del yoga sigue estando vigente. Cabe distinguir entre “información”, a la cual se puede acceder de manera casi ilimitada, y “conocimiento”, cuyo acceso está tan restringido hoy como siempre lo ha estado. En la tradición india, el conocimiento es un bien que se merece y conquista, no un derecho que tienen todos los hombres por igual, a modo de como se entiende en el mundo moderno. Tradicionalmente, el acceso a los textos clásicos estaba restringido a iniciados en yoga, principalmente porque su comprensión dependía directamente de su práctica. De esta forma, se evitaban malas lecturas manteniendo la escritura en secreto. Actualmente, casi todo el mundo puede tener acceso a la lectura de estas obras o a alguna de sus traducciones. Sin embargo, de todos los que tendrían acceso a la lectura, verdaderamente muy pocos se interesarán por las obras, y de esos, otros pocos las leerán. De esos escasos lectores, alguno será practicante de yoga. Y de esos practicantes, quizá alguno llegue a comprender su contenido. De esta manera, se puede entender que la restricción de este tipo de textos sigue siendo la misma que cuando fueron redactados por primera vez. La única diferencia es que tradicionalmente se evitaban las lecturas inapropiadas a través del secretismo, y en el mundo moderno, el libre acceso a la información propicia que algunos confundan “información” con “conocimiento”. Más allá de esas distinciones, el conocimiento verdadero sigue estando protegido como siempre lo estuvo. - José A. Offroy

domingo, 3 de noviembre de 2013

EL EVANGELIO BUDISTA DE CRISTO - part 1

LA VIDA DE SAN ISSA
EL MEJOR DE LOS HIJOS DE LOS HOMBRES



CAPÍTULO I

1 La tierra ha temblado y los cielos han llorado debido al gran crimen que se ha cometido en la tierra de Israel.

2 Porque ellos han torturado y han matado al gran y único Issa, en quien moraba el alma del universo.

3 Qué fue encarnado como un simple mortal para hacer el bien a los hombres y exterminar sus malos pensamientos.

4 Y para devolver al hombre degradado por sus pecados a una vida de paz, amor y felicidad y para llamar a Él, al único e indivisible Creador cuya misericordia es infinita.

5 Oigan lo que los comerciantes de Israel nos dicen a nosotros de este asunto.

CAPÍTULO II

1 Las personas de Israel que moraban en una tierra fecunda que daba dos cosechas al año y quiénes poseían grandes rebaños, excitaron con sus pecados el enojo de Dios.

2 Quién infligió en ellos un castigo terrible tomando su tierra, su ganado, y sus posesiones. Israel se redujo a la esclavitud por el poderoso y rico faraón que entonces reinaba en Egipto.

3 Estos, trataron a los Israelitas peor que a los animales, mientras los maltrataban con tareas difíciles y los cargaban con cadenas. Cubrieron sus cuerpos con moretones y heridas, sin darles comida o permitirles morar bajo un techo.

4 Para mantenerlos en un estado incesante de terror y privarlos de toda semejanza a un ser humano.

5 Y en su gran calamidad, las personas de Israel recordaron a su protector celestial y dirigiéndose a él, imploraron su gracia y misericordia.

6 Un faraón ilustre reinaba entonces en Egipto que se había hecho famoso por sus numerosas victorias, las riquezas que había apilado, y los inmensos palacios que sus esclavos habían erigido para él con sus propias manos.

7 Este faraón tenía dos hijos de quien el más joven se llamó Moisés. Los Sabios Israelitas le enseñaron ciencias diversas.

8 Y ellos amaron a Moisés en Egipto por su bondad y la compasión que mostró a todos aquellos que sufrían.

9 Viendo que los Israelitas no habrían de abandonar a su Dios para rendir culto a aquellos hechos por la mano de hombre que era dioses de la nación egipcia, a pesar de los sufrimientos terribles que ellos estaban soportando.

10 Moisés creyó en su Dios invisible que no permitió que su fuerza fracasara.

11 Y los preceptores de los Israelitas excitaron el ardor de Moisés recurriendo a él, mientras le rogaban interceder con el faraón, su padre, a favor de su co-religionarios.

12 Fue entonces, que el Príncipe Moisés fue a su padre, pidiéndole que mejorara el destino de estos desafortunados. Pero el faraón se encolerizó contra él y aumentaron los tormentos soportados por sus esclavos.

13 Luego de un tiempo corto, un gran mal llegó a Egipto. La pestilencia vino a diezmar allí a todos, al joven y al viejo, al débil y al fuerte; y el faraón creyó que era resentimiento de sus propios dioses contra él.

14 Pero el Príncipe Moisés le dijo a su padre que era el Dios de sus esclavos el que estaba intercediendo a favor de estos desafortunados castigando a los egipcios.

15 El faraón dio entonces a Moisés su hijo, la orden de tomar a todos los esclavos de la raza judía y sacarlos fuera de la ciudad y fundar otra a gran distancia de la ciudad capital dónde él debía morar con ellos.

16 Moisés informó entonces a los esclavos hebreos que él los había hecho libres en el nombre de su Dios, el Dios de Israel, y salió con ellos de la ciudad y de la tierra de Egipto.

17 Los llevó a la tierra que habían perdido por su muchos pecados, les dio leyes, y los mandó siempre orar al Creador invisible cuya bondad es infinita.

18 A la muerte de Príncipe Moisés, los Israelitas observaron sus leyes rigurosamente, y ahí Dios los recompensó por los males a que habían sido expuestos en Egipto.

19 Su reino se volvió el más poderoso de toda la tierra, sus reyes se hicieron famosos por sus tesoros, y una larga paz reinó entre las personas de Israel.

CAPÍTULO III

1 La gloria de las riquezas de Israel se propagó a lo largo de toda la tierra, y las naciones vecinas se aburrieron de envidiarlos.

2 El Más Alto conducía los brazos victoriosos de los hebreos, y los paganos no se atrevían a atacarlos.

3 Desgraciadamente, el hombre no es siempre verdaderamente fiel a sí mismo, la fidelidad de los Israelitas con su Dios no duró mucho.

4 Empezaron a olvidarse de todos los favores que Él les había hecho, raramente invocaban su nombre, y buscaron la protección de magos y hechiceros.

5 Los reyes y los capitanes sustituyeron con sus propias leyes aquéllas que Moisés les había escrito. El templo de Dios y la práctica de su culto se abandonaron. Las personas se entregaron al placer y perdieron su pureza original.

6 Varios siglos habían pasado desde su salida de Egipto cuando Dios determinó ejercer una vez más su castigo sobre ellos.

7 Gente extraña empezó a invadir la tierra de Israel, devastando el país, estropeando los pueblos, y llevando a los habitantes al cautiverio.

8 Y vinieron los paganos del país de los Romanos del otro lado del mar. Dominaron a los hebreos y establecieron con ellos líderes militares que por comisión de César gobernaron sobre ellos.

9 Destruyeron los templos, obligaron a los habitantes a que dejaran de rendir culto al Dios invisible, y los compelieron sacrificar víctimas a las deidades paganas.

10 Hicieron guerreros de aquellos que habían sido nobles, las mujeres rompieron con sus maridos, y las clases bajas, reducidas a la esclavitud, fueron enviadas por miles más allá de los mares.

11 Los niños, fueron pasados por la espada. Pronto en toda la tierra de Israel solo se oyeron gemidos y lamentos.

12 En este dolor extremo, las personas recordaron a su gran Dios. Le imploraron su gracia y le rogaron los perdonara; y nuestro Padre, en su misericordia inagotable, oyó sus oraciones.

CAPÍTULO IV

1 Fue en ese momento cuando el Juez toda misericordia eligió encarnarse en un ser humano.

2 Y el Espíritu Eterno, morando en un estado de inacción completa y de beatitud suprema, despertó y se destinó para un período indefinido del Ser Eterno,

3 Para mostrar adelante en la guisa de la humanidad los medios de la auto-identificación con la Divinidad y para lograr la felicidad eterna.

4 Y para demostrar por el ejemplo cómo el hombre puede lograr la pureza moral separando su alma de su ciclo mortal, el grado de perfección necesaria para entrar en el reino de cielo que es invariable y donde reina la felicidad eterna.

5 Poco después, un niño maravilloso nació en la tierra de Israel. El propio Dios hablaba por la boca de este infante de la debilidad del cuerpo y de la grandeza del alma.

6 Los padres del niño recién nacido eran personas pobres, pertenecían desde su nacimiento a una familia piadosa renombrada que, olvidándose de su antigua grandeza en la tierra, alabaron el nombre del Creador y le agradecieron los problemas con que él los probó.

7 Para premiarlos por no salirse fuera del camino de la verdad, Dios bendijo al primogénito de esta familia. Él lo escogió por su elección y le envió ayudar aquellos que habían caído en el mal y curar a aquellos que sufrían.

8 El niño divino a quien se le dio el nombre de Issa, empezó en sus años más tempranos a hablar del único Dios indivisible, mientras exhortaba a las almas de aquellos que se habían ido descarriado, al arrepentimiento y a que se purificaran de los pecados de los que eran culpables.

9 Las personas vinieron de todas partes para oírlo, y se maravillaban de los discursos que procedían de su boca infantil. Todo los Israelitas estaban de acuerdo diciendo que el Espíritu Eterno moraba en este niño.

10 Cuando Issa había llegado a la edad de trece años, era la época cuando un Israelita debe tomar esposa.

11 La casa donde sus padres se ganaban la vida con un modesto comercio empezó a ser un lugar a donde llegaban personas ricas y nobles, deseosos de tener un yerno como el joven Issa, ya famoso por sus discursos moralmente edificantes en el nombre del Omnipotente.

12 Entonces Issa dejó la casa paternal en secreto, partió de Jerusalén, y se fue con los comerciantes hacia el Sind.

13 Con el objeto de perfeccionarse en la Palabra Divina y de estudiar las leyes de los grandes Budas.

CAPÍTULO V

1 En el curso de su decimocuarto año, el joven Issa, bendito de Dios, vino a este lado del Sind y se estableció en el Aryas, en la tierra querida de Dios.

2 La fama y la reputación de este niño maravilloso se extendieron a lo largo del Sind norteño. Y cuando él cruzó el país de los cinco ríos y los Rajputana, los devotos del dios Jaine le rogaron que viviera con ellos.

3 Pero él dejó a los adoradores de Jaine y se fue al país de Orissa dónde reposan los restos mortales de Vyasa-Krishna y en donde los sacerdotes blancos de Brahma le dieron una alegre bienvenida.

4 Ellos le enseñaron a leer y a entender los Vedas, a curar con la ayuda de oración, a enseñar y a explicar las santas escrituras a las personas, y a echar fuera los malos espíritus de los cuerpos de los hombres, restaurando su salud.

5 Él pasó seis años en Juggernaut, en Rajagriha, en Benares, y en las otras ciudades santas. Todos lo amamos, e Issa vivió en paz con los Vaisyas y los Sudras a quienes él instruyó en las escrituras santas.

6 Pero los Brahmanes y los Kshatriyas le dijeron que tenían prohibido por el gran Para-Brahma estar cerca de aquellos a quienes él había creado a su lado y a sus pies.

7 Que los Vaisyas eran los únicos autorizados para oír la lectura de los Vedas, y esto solo en los días festivos.

8 Que los Sudras no sólo tenían prohibida la lectura de los Vedas, sino también el contemplarlos, porque su condición era servir a perpetuidad como los esclavos de los Brahmanes, Kshatriyas, e incluso los Vaisyas.

9 "Sólo la muerte puede librarlos de su servidumbre" ha dicho Para-Brahma. Déjenlos entonces y vengan a rendir culto a con nosotros los dioses, que se incensarán contra ustedes si ustedes los desobedecen".

10 Pero Issa no escuchó sus discursos y recurrió a los Sudras, mientras predicaba contra los Brahmanes y los Kshatriyas.

11 Él protestó contra los actos de un hombre que se abroga el poder para privar a sus compañeros de sus derechos humanos, dijo, "Para Dios las obras del Padre no hacen ninguna diferencia entre sus hijos; todos son igualmente estimados por ÉL".

12 Issa negó el origen divino de los Vedas y los Puranas. "Porque", enseñó él a sus seguidores, "Una ley ya se ha dado para guiarlos en sus acciones".

13 Ustedes tengan miedo de Dios, sólo doblen la rodilla ante él, y solo a él traigan las ofrendas que proceden de sus ganancias.

14 Issa negó al Trimurti y la encarnación de Para-Brahma en Vishnu, Siva, y otros dioses, porque dijo él:

15 "El Juez Eterno, el Espíritu Eterno, abarca la única e indivisible alma del universo que solo él crea, contiene y vivifica todo".

16 "Él solo a legado y creado, él solo ha existido toda la eternidad, y su existencia no tendrá fin. Él no tiene ningún igual en los cielos o en la tierra".

17 "El Gran Creador no ha compartido su poder con ningún ser viviente, todavía menos con los objetos inanimados, como ellos les han enseñado a ustedes; porque solo él posee la omnipotencia".

18 "Él lo mandó y el mundo apareció. En un pensamiento divino, él reunió las aguas, mientras separaba de ellas la porción seca del globo. Él es el principio de la existencia misteriosa del hombre en quien él ha insuflado una parte de su Ser".

19 "Y él ha subordinado al hombre para permanecer en la tierra, a las aguas, las bestias, y a todo lo que él ha creado y que él mismo conserva en orden inmutable, arreglando para cada cosa la longitud de su duración".

20 "El enojo de Dios pronto se soltará contra el hombre; porque él se ha olvidado de su Creador, él ha llenado sus templos de abominaciones, y él rinde culto a una muchedumbre de criaturas que Dios ha hecho subordinadas a él".

21 "Porque para honrar a las piedras y a los metales, él sacrifica a los seres humanos en quien mora una parte del espíritu del más Alto".

22 "Porque él humilla aquellos que trabajan con el sudor de su frente para adquirir el favor de los ociosos sentados a su mesa suntuosa".

23 "A aquellos que privan a sus hermanos de la felicidad divina se les privará de ella a ellos. Los Brahmanes y los Kshatriyas se convertirán en Sudras, y los Sudras morarán eternamente con el Eterno".

24 "Porque en el día del último juicio se perdonará a los Sudras y los Vaisyas mucho debido a su ignorancia, mientras Dios, al contrario, castigará con su ira aquellos que se han abrogado sus derechos de ellos".

25 Los Vaisyas y los Sudras estaban llenos de gran admiración y preguntaban a Issa cómo ellos debieran orar para no perder su felicidad eterna.

26 "No hagan culto a los ídolos, porque ellos no los oyen. No escuchen los Vedas, porque su verdad es falsa. Nunca se pongan en el primer lugar y nunca humillen a su vecino".

27 "Ayuden a los pobres, apoyen el débil, no haga mal a ninguno, y no codicien aquello que ustedes no tienen y pertenece a otro".

CAPÍTULO VI

1 Los sacerdotes blancos y los guerreros, conociendo los discursos de Issa dirigidos a los Sudras, resolvieron su muerte y enviaron con este propósito a sus sirvientes para buscar al joven profeta.

2 Pero Issa, advertido del peligro por los Sudras, dejó los alrededores de Juggernaut en la noche, alcanzó la montaña, y se estableció en el país de Gautamides, el lugar de nacimiento del gran Buda Sakyamuni, en medio de unas personas que rendían culto al único y sublime Brahma.

3 Después de haberse perfeccionado en el idioma de Pali, Issa se aplicó al estudio de las sagradas escrituras de los Sutras.

4 Seis años después, Issa, a quien el Buda había elegido para extender su palabra santa, se había vuelto un expositor perfecto de las sagradas escrituras.

5 Entonces él dejó Nepal y las montañas del Amalaya, descendió al valle de Rajputana, y se dirigió hacia el oeste, mientras predicaba a las gentes diversas la perfección suprema de hombre.

6 Qué hacer el bien al vecino de uno, es un medio seguro de fusionarse a sí mismo rápidamente con el Espíritu Eterno. "Aquel quién haya recobrado su pureza original", dijo Issa, "morirá, después de haber obtenido la remisión por sus pecados, y tendrá el derecho para contemplar la majestad de Dios".

7 Cruzando los territorios paganos, el divino Issa enseñó que el culto de dioses visibles era contrario a la ley de naturaleza.

8 "Al hombre", dijo él, no "se le ha permitido ver la imagen de Dios, aún así, él ha construido a un grupo de deidades en semejanza al Eterno".

9 "Todavía es más, es incompatible con la conciencia humana hacer menos importante de la grandeza de la pureza divina, que de la de animales y objetos fabricados por la mano de hombre en piedra o metal".

10 "El Eterno Dador Leyes es uno; no hay ningún otro Dios mas que él. Él no ha compartido el mundo con nadie, ni ha informado a nadie de sus intenciones".

11 "Así como un padre actuaría con sus niños, así Dios juzgará a los hombres después de sus muertes según las leyes de su misericordia. Nunca él humillaría a sus hijos con la trasmigración de su alma, como en un purgatorio, o dentro del cuerpo de un animal".

12 "La ley celestial", dijo el Creador por la boca de Issa, "se opone a la inmolación y los sacrificios humanos, a una imagen o a un animal; porque yo he consagrado al hombre todos los animales y todos que la tierra contiene".

13 "Todas las cosas se han sacrificado al hombre, quién esta directamente e íntimamente asociado conmigo su Padre; Por consiguiente, aquel quién me haya robado a mis hijos, se le juzgará severamente y se le castigará por la ley divina".

14 "El hombre es nada ante el Juez Eterno, como el animal es nada ante el hombre".

15 "Por lo tanto les digo, Dejen a sus ídolos y no realicen ritos que los separan de su Padre, asociándose con los sacerdotes a quienes los cielos han rechazado".

16 "Porque son ellos quiénes los ha alejado del verdadero Dios y cuyas supersticiones y crueldades conducen a la perversión de su alma y la pérdida de todo sentido moral".

CAPÍTULO VII

1 Las palabras de Issa se esparcieron entre los paganos en medio de los países que él cruzó, y las personas abandonaron sus ídolos.

2 Viendo eso, los sacerdotes exigieron de él, quién glorificó al nombre del verdadero Dios, razones en la presencia de la gente, por los reproches que él hizo contra ellos y la demostración del nulo valor de sus ídolos.

3 E Issa les contestó: "Si sus ídolos y sus animales son poderosos y realmente poseen una fuerza sobrenatural, entonces permítanles golpearme a la tierra".

4 "Haz entonces un milagro", contestaron los sacerdotes, "Y permite que tu Dios confunda a nuestros dioses, si ellos le inspiran desprecio".

5 Pero Issa dijo entonces: "Los milagros de nuestro Dios han sido hechos desde el primer día cuando el universo fue creado; ellos tienen lugar todos los días y en cada momento. Cualquiera que no los busca se priva de uno de los regalos más hermosos de la vida".

6 "Y no es contra los pedazos de piedra, metal, o madera, que son inanimados, que el enojo de Dios tendrá curso completo; pero caerá en los hombres que, si ellos desean su salvación, deben destruir todos los ídolos que han hecho".

7 "Así como una piedra y un grano de arena, que son nada a la vista del hombre, esperando pacientemente el momento cuando él los tomará y hará uso de ellos".

8 "Así el hombre debe esperar el gran favor que Dios le otorgará en su juicio final".

9 "La pena sea sobre ustedes, los enemigos de los hombres, si no será un favor lo que ustedes esperan sino la ira de la Divinidad. La pena sea sobre ustedes si esperan milagros para ser testigos de su poder".

10 "Porque no serán los ídolos los que él aniquilará en su enojo, sino aquellos que los hallan erigido. Sus corazones se consumirán con el fuego eterno, y sus cuerpos lacerados irán a saciar el hambre de las bestias salvajes".

11 "Dios sacará al impuro de entre sus rebaños, y él devolverá hacia si a aquellos que se hallan salido del camino por no haber reconocido la porción de espiritualidad dentro de si".

12 Viendo la falta de fuerza de los sacerdotes, los paganos todavía tenían gran fe en los refranes de Issa y, temiendo el enojo de la Divinidad, rompieron sus ídolos en pedazos. En cuanto a los sacerdotes, ellos huyeron para escapar de la venganza del populacho.

13 E Issa llevó más allá a los paganos y les enseño a no esforzarse por ver el Espíritu Eterno con sus ojos, sino a hacer el esfuerzo para sentirlo en sus corazones y con la pureza de alma para hacerse dignos de sus favores.

14 "No sólo", les dijo, "Absténgase de hacer sacrificios humanos, no inmolen ninguna criatura a quien la vida se le ha dado, porque todas las cosas que existen se han creado para el beneficio del hombre".

15 "No roben las cosas de su vecino, porque eso sería privarlo de lo que él ha adquirido con el sudor de su frente".

16 "No engañen a nadie, para no ser engañados. Hagan un esfuerzo por justificarse antes del juicio final, pues entonces será demasiado tarde".

17 "No se abandonen al libertinaje, pues eso sería violar las leyes de Dios".

18 "Ustedes lograrán la felicidad suprema, no sólo purificándose ustedes mismo, sino también guiando otros de la manera que les permita ganar la perfección original".

Fuente: pergaminos guardados en las bibliotecas monásticas tibetanas y revelados por los Lamas al periodista ruso Nicolás Notovitch, quién los tradujo con la ayuda de éstos.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...